“Desde arriba” han venido órdenes para no cortarles energía a los grandes morosos

Corte de energía

En el seno de la ENEE se han fortalecido las redes mafiosas, alimentado la impunidad, y tolerado el robo de energía que le deja cuantiosas pérdidas a la institución.

Una cifra que han repetido hasta la saciedad los interventores, así como los altos cargos de la Empresa Energía Honduras es la que se refiere a la cartera de mora de los abonados que rebasa los 9,000 millones.

Pero, en medio de los operativos que son ejecutados para recuperar las pérdidas de la moribunda ENEE, sobresale un dato que los sectores mayoritarios de la población han solicitado que sea investigado.

Y es que, de acuerdo con lo que ha sido revelado, no se ha podido proceder contra los “grandes morosos” de los sectores público y privado, porque “órdenes de arriba” lo han impedido.

Con ello, se han fortalecido las redes mafiosas, alimentado la impunidad, y tolerado el robo de energía que le deja cuantiosas pérdidas a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica.

La gran mayoría de los abonados han pronunciado su condena y preguntado por qué a los “pudientes deudores” les han permitido que acumulen saldos millonarios; en cambio, al resto le cortan el servicio cuando suman dos meses en mora.

Ayer, cuadrillas especiales fueron desplegadas por la Comisión Interventora para realizar la desconexión del sistema de casi una veintena de empresas y comercios, cuyos nombres están anotados en la lista de los que “roban” energía.

Figuran en este registro la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones (HONDUTEL), dependencia ésta a la que se ha suspendido el suministro de energía eléctrica por una mora acumulada de más de treinta meses.

La semana anterior fue interrumpido el fluido a la Secretaría de Gobernación en la capital y al Instituto Municipal de Deportes (INMUDE), en  San Pedro Sula.

El porcentaje más alto de morosos se encuentra en la zona norte, donde se estima que entre 30 y 40 empresas reportan un saldo significativo por consumo de energía que no fueron cancelados durante varios años.

Hasta el primer semestre del año pasado, la deuda de las instituciones gubernamentales con la ENEE superaba con creces los 2,000 millones de lempiras y las alcaldías adeudaban arriba de los 300 millones.

Versados en finanzas, han señalado que la recuperación de la ENEE no radica exclusivamente en los “cortes masivos ” que se llevan a cabo, sino en acciones integrales que incluyen la revisión de los contratos de generación.

La Comisión Interventora ha tomado total control del Centro de Monitoreo de la Empresa Energía Honduras para asegurar que no se filtre información sobre los operativos ejecutados contra los responsables de hurto.

Te podría interesar: Jiménez “Qué tipos de diplomáticos están dirigiendo la OEA, que no tiene la capacidad de convencimiento para prorrogar el mandando de la Misión”