Cerca de 200 unidades de equipo pesado se han accidentado en 2019; su estado físico-mecánico no es certificado adecuadamente

La tragedia de ayer ocurrida en Germania, salida al sur de la capital, vuelve a poner en la mesa de discusiones el tema de las medidas de seguridad en la circulación de los automotores pesados y la responsabilidad de las empresas de acarreo. En 2017, otro siniestro ocurrido también en Germania, dejó 12 muertos y 25 heridos.

En lo que ha transcurrido de este año, los accidentes automovilísticos se han incrementado en más de 260 por ciento. Se estima que en Honduras cuatro personas mueren diariamente en tales percances.

Los informes de los órganos estatales que tienen competencia con el sector del transporte destacan que este año se han producido más de cuatro mil incidentes en las carreteras.

De este universo, 147 corresponden a rastras, camiones y otros automotores pesados como el siniestrado ayer domingo con un saldo desastroso de un muerto, varios heridos y cuantiosas pérdidas materiales.

Se agrega otro dato alarmante: El 40 por ciento del parque vehicular tienen más de 30 años de antigüedad. Son máquinas viejas, cuyo estado físico-mecánico no es certificado adecuadamente por las instituciones competentes.