Unos 10.000 jóvenes han ingresado a la Policía en los últimos meses

Unos 10.000 jóvenes han ingresado a la Policía Nacional en los últimos meses, lo que potenciará la futura labor de la institución, informó hoy el titular de la Secretaría de Seguridad, Julián Pacheco.

“Nuestra meta es llegar a 26.000 funcionarios policiales, de acuerdo a nuestra planificación, basado en el estándar de relación entre policía y ciudadano”, expresó Pacheco.

Lo que se persigue es ofrecer un servicio de calidad, a través del desarrollo de las capacidades de cada funcionario policial, añadió.

“Apostamos nuestro desarrollo como institución con más entrenamiento, con equipo logístico, con más capacidades de visualización, para mantener un perfil permanentemente de seguridad en la ciudadanía”, manifestó.

En la actualidad, de acuerdo con las autoridades de la institución, se ha concretado un gran trabajo que se refleja en la reducción de delitos comunes.

Generación de nuevos cambios

Los cambios que se han realizado a nivel interno han mejorado la operatividad y el compromiso de la Policía con el Estado, según Pacheco.

Indicó que en los últimos meses han ingresado unos 10.000 nuevos jóvenes a la institución, que en su mayoría son de tierra adentro, que se encontraban sin empleo y que ven a la Policía como una oportunidad de superación personal.

De acuerdo con el entrevistado, en la actualidad se tiene una Policía especializada, moderna y garante de una calidad de servicio que permite que el ciudadano pueda tener la plena confianza de acercarse y saber que se le dará el apoyo que requiere.

Nuevo modelo de servicio

Los programas de prevención que desarrolla la institución en las comunidades son parte del nuevo modelo de servicio de Policía Comunitaria.

“Contamos con un nuevo modelo de servicio de Policía y comunidad donde realizamos y desarrollamos proyectos en pro del mejoramiento de la comunidad y de la relación entre el policía y el ciudadano”, manifestó Pacheco.

También señaló que la nueva Ley de Portación de Armas busca disminuir la violencia en el país.