Un laboratorio francés busca entre medicamentos existentes un tratamiento contra el coronavirus

Coronavirus-AFP
Coronavirus-AFP

Un laboratorio universitario francés espera encontrar entre los medicamentos existentes un tratamiento eficaz contra el nuevo coronavirus, un método mucho más rápido y barato para desarrollar un tratamiento contra este virus que ya ha causado más de 560 muertes.

El laboratorio, llamado VirPath, propone esta original estrategia en el marco del consorcio “REACTING”, creado por el Instituto Francés de Investigación Médica (Inserm) para hacer frente a crisis sanitarias como el H5N1, el Ébola o el Zika. 

Cuando la mayoría de laboratorios trabajan en el desarrollo de una vacuna o probando los pocos medicamentos antivirales disponibles, VirPath prefirió buscar soluciones entre medicamentos utilizados para enfermedades que no tienen nada que ver con una infección respiratoria como el nuevo virus que apareció en China, 2019-nCoV. 

Uno de los casos más conocidos de reposicionamiento de medicamentos es el del Viagra, originalmente desarrollado para la angina de pecho, pero que posteriormente demostró otras propiedades.

En el laboratio virPath, ubicado en Lyon, en el centro-este de Francia, han descubierto, por ejemplo, que un medicamento recetado para combatir la hipertensión era muy eficaz contra todas las cepas de la gripe. 

Actualmente se encuentran en la fase 2 de los ensayos clínicos y esperan recaudar fondos para un ensayo de fase 3 con el fin de obtener la autorización de comercialización, explica Manuel Rosa-Calatrava, director de investigación del Inserm y subdirector del laboratorio.

VirPath también ha reposicionado otras drogas contra varios virus respiratorios, incluyendo el MERS-CoV en 2013 y otros coronavirus, y ahora se está preparando para probar la eficacia de estos medicamentos y el de la hipertensión en el virus 2019-nCoV. 

“Esperamos validar estos medicamentos muy rápidamente en un mes o un mes y medio en nuestros modelos preclínicos para poder proponer una solución terapéutica”, dijo Manuel Rosa-Calatrava.

Desde hace una semana, sus empleados trabajan siete días a la semana para completar la primera etapa, que consiste en aislar el 2019-nCoV. El Instituto Pasteur de París fue el primero de Europa que logró esta hazaña a finales de enero.

“Comenzamos con hisopos nasales de pacientes infectados hospitalizados en el hospital Bichat de París”, explicó uno de los técnicos del laboratorio. 

Preservado a -80 grados, el 2019-nCoV enriquecerá este laboratorio que conserva varios de los virus más antiguo, como el H1N1 WSN, aislado en Londres en 1933. 

Pocas personas están calificadas para trabajar en este nuevo coronavirus y tienen las llaves del “P3”, un laboratorio de seguridad de nivel 3. 

El “P3” está bajo presión negativa, es decir, el aire entra pero no puede salir. Por lo tanto, no hay riesgo de que los virus se escapen. 

El número de víctimas de la epidemia causada por el nuevo coronavirus en China subió a 563 muertos el jueves y se registran más de 28.000 personas contagiadas.

En el extranjero, hay más de una veintena de países con casos confirmados.