Trump insiste en levantar “un poderoso muro” cuando arranca el segundo mes del cierre del gobierno

Por Telemundo: El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha insistido este martes en la necesidad de un “poderoso muro” cuando arranca el segundo mes del cierre parcial del gobierno. El mandatario ofreció a los demócratas el pasado sábado extender por tres años dos protecciones migratorias canceladas por él mismo, el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y el Estatus de Protección Temporal (TPS), en este caso suspendido solo para algunos países, a cambio de lo 5,700 millones de dólares para financiar un muro en la frontera, pero la propuesta fue descartada la líder de la mayoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi. 

“Sin un muro nuestro país nunca tendrá seguridad nacional ni seguridad en la frontera. Con un poderoso muro o una barrera de acero, los índices de delincuencia (y las drogas) bajarán sustancialmente en todo Estados Unidos. Los demócratas lo saben pero quieren jugar juegos políticos. Finalmente debe hacerse correctamente”, ha dicho este martes el presidente en Twitter.

La propuesta del presidente Donald Trump para dejar atrás el estancamiento presupuestario no generó mucho entusiasmo este lunes, mientras cientos de miles de trabajadores se enfrentan a un nuevo periodo de paga sin recibir su salario.  

El asunto pasó al Senado, donde el líder de la mayoría republicana Mitch McConnell acordó presentar al pleno esta semana la propuesta de Trump. Los demócratas afirman que hay poca probabilidad de que la medida alcance el umbral de los 60 votos que a menudo son requeridos para que prospere una propuesta en el Senado. Los republicanos tienen una mayoría de 53-47, lo que significa que necesitan del sufragio de cuando menos algunos demócratas.

Desde hace tiempo McConnell ha evitado llevar a votación proyectos que no tengan muchas posibilidades de convertirse en ley. Y desde hace semanas ha dicho que no le interesan las “votaciones espectáculo” que sólo pretenden obligar a los miembros a asumir un bando después de que Trump rechazó previamente una propuesta bipartidista de la cámara alta para evitar el cierre de gobierno. Lo que no está claro es cómo McConnell presentará el plan de Trump, ni cuándo comenzará la votación. Un interrogante es si permitirá un debate migratorio más extenso en el pleno del Senado con enmiendas a la medida de Trump. 

El caso de DACA se encuentra en manos del Tribunal Supremo, de mayoría conservadora, que debe decidir sobre el futuro de 700.000 “soñadores”, beneficiados por el programa, promulgado en 2012 por el entonces presidente, Barack Obama, y que regulariza temporalmente a jóvenes indocumentados que llegaron al país cuando eran menores. El TPS, que fue cancelado por Trump solo para algunos países, da amparo a más de 430.000 inmigrantes, de los cuales unos 350.000 son centroamericanos, y se concede a nacionales de lugares afectados por guerras o desastres naturales.