Trasmoz, el único pueblo excomulgado en el mundo

Encuadre-y-composición-en-la-fotografía-el-punto-de-interés, ferran-mallol, fotografo-zaragoza, fotografo-en-zaragoza, fotografia-zaragoza, fotografos-de-bodas, fotografo-en-españa, classphoto

Brujas, pactos con el diablo y sacrificios son algunos de los adjetivos que distinguen al pueblo de Trasmoz, Zaragoza. Con apenas 70 habitantes, este pequeño pueblo ha saltado a la fama mundial por ser el único en todo el globo terráqueo que ha sido excomulgado por la iglesia católica.

Según cuenta la leyenda, la acción fue tomada porque en el pueblo habitaba el diablo, esto debido a la fuerte actividad de brujas que se reunían con este personaje para realizar hechizos, embrujos y adoración a este personaje.

Sea cierto o no, lo verídico es que la población de esta localidad impedía que el Monasterio de Veruela se impusiese sobre su territorio, como sí ocurría con las localidades vecinas; y es que la corona les había otorgado autonomía con el agua y otros derechos que privilegiaban al lugar y a sus habitantes.

Algunos historiadores señalan que estos privilegios, sumado a que en su castillo se acuñaban monedas falsas que diezmaban las arcas del monasterio, incitaron a que el clero de Veruela con la venia papal excomulgaran al pueblo de Trasmoz en el siglo XIII.

300 años después el abad del Monasterio propagó la leyenda de que Trasmoz era un pueblo maldito, por lo que pusieron en la entrada una cruz con un velo negro, en la que todos los monjes del monasterio leyeron el Salmo 108.

«Danos tu ayuda contra el adversario, porque es inútil el auxilio de los hombres; Con Dios alcanzaremos la victoria, y él aplastará a nuestros enemigos». Este salmo era utilizado para maldecir a los enemigos y con el que quedó maldecido el señor de Trasmoz, sus descendientes y todo un pueblo. En ningún lugar en toda España se ha realizado un ritual de esta magnitud

Decenas de papas han pasado por el Palacio Papal y ninguno de estos personajes ha revocado la decisión que, según la iglesia, condena a toda persona nacida allí en no entrar al cielo. Aunque esta medida no ha perjudicado a sus habitantes, pues se celebran actos litúrgicos con total normalidad

Turismo

Garcias a las historias que todavía pesan en los hombros de este pequeño municipio, cientos de turistas deciden visitar al pueblo, ya que cada verano se celebra una feria dedicada a las brujas, la magia y las plantas medicinales que llaman la atención de los visitantes.