Se pone fin a movimiento de policías, con mediación de Comisionado de Derechos Humanos

Una serie de compromisos asumió el Gobierno para ponerle fin a la rebelión de un grupo de policías y agentes de la unidad especial “TIGRES”.

Las negociaciones que concluyeron la madrugada de este viernes están apoyadas en ocho acuerdos, entre los que se destacan: Agilizar los procedimientos de alimentación en unidades metropolitanas, proveer de uniformes a los efectivos en plazos de sesenta días y garantizar el acompañamiento en casos judiciales.

También se convino la realización de reuniones periódicas, garantizar los derechos humanos, no perseguir a los agentes involucrados en el movimiento de reivindicación, permitir el traslado voluntario en función de cambios internos y asignar al Comisionado de los Derechos Humanos el papel de garante de la solución alcanzada.