Revelan detalles de la llamada que podría llevar a un juicio político a Trump

Presidente Donald Trump.
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, incitó al mandatario de Ucrania a iniciar una investigación en contra de uno de sus rivales políticos.

Fue un 25 de julio a las 9:03 de la mañana cuando el presidente de los Estados Unidos Donald Trump cruzó el límite de su poder al incitar al recién electo presidente de Ucrania Volodímir Zelenski a investigar al ex vicepresidente Joe Biden y a su hijo, Hunter.

En ese momento Baiden era uno de los aspirantes demócratas a las elecciones presidenciales de 2020.

La transcripción de la conversación salió a la luz durante las audiencias públicas de la investigación de la Cámara Baja de Estados Unidos que podrían derivar en un impeachment (juicio político) contra Trump.

Estos son algunos fragmentos de la conversación entre Trump y Zelenski:

“Se habla mucho sobre el hijo de Biden, y de que Biden detuvo la acusación y mucha gente quiere averiguar sobre eso, así que cualquier cosa que pueda hacer con el secretario de Justicia sería genial. Biden alardeó de que detuvo la acusación, así que si puedes investigar … Me parece horrible”, dice Trump, según el documento.

Zelenski, accedió pues necesitaba la ayuda militar de Estados Unidos para combatir una invasión encabezada por los rusos en su frontera oriental.

Esta es una de las afirmaciones que hizo el presidente Ucraniano:

“Como hemos ganado la mayoría absoluta en nuestro Parlamento, el próximo fiscal general será 100% mi persona, mi candidato”, dijo el presidente ucraniano. Luego agregó: “Él o ella analizará la situación específicamente de la compañía que mencionaste en este tema. El tema de la investigación del caso es en realidad un tema de asegurarse de restablecer la honestidad, así que nos ocuparemos de eso y trabajaremos en la investigación del caso”.

Ese “favor” solicitado por el mandatario estadounidense de investigar a su rival político ha sido catalogado “como una traición” a la patria.

Las audiencias suponen el inicio de un juicio político a un presidente de Estados Unidos en dos décadas, desde que Bill Clinton (1993-2001) tuviera que responder sobre su relación con la becaria de la Casa Blanca, Mónica Lewinsky, un proceso del que salió absuelto.

Fuente: New York Times CNN