¿Que relación tienen las cesáreas con el reflujo de los bebés?

La principal diferencia entre un parto natural y un parto por cesárea son sus bacterias. Por parto natural se llenan de la flora vaginal de la madre, teniendo en cuenta que son las primeras bacterias vitales para el sistema digestivo, metabólico e inmunitario del bebé, principalmente los lactobacilos que es la especie más abundante de la flora vaginal que puede inhibir el crecimiento de otras bacterias, en cambio por cesárea no recibe estas bacterias que hace desarrollar de manera correcta el sistema inmunológico del bebé.

Así mismo la incidencia de enfermedades relacionadas con el sistema inmunológico como asma, artritis juvenil, inflamaciones intestinales (reflujo), entre otros están aumentando impresionante mente, varios estudios demuestran que son por causas de cambios de dieta o el abuso de antibióticos, sin embargo estudios epidemiológicos han demostrado también que este tipo de enfermedades tienen una mayor prevalencia entre los que nacieron por cesárea que por parto natural.

Vamos a enfocarnos un poco más en el reflujo gastroesofágico de los lactantes, el padecerlo puede causar complicaciones como irritabilidad, problemas respiratorios y crecimiento deficiente, realmente ocurre en casi todos los recién nacidos y se manifiesta como eructos húmedos después de la alimentación. La incidencia aumenta entre los 2 y 6 meses de edad y posteriormente disminuye a partir de los 7 meses.

Es importante tener en cuenta la manera en la que decidimos tener a nuestros bebés, ya que de esa decisión podemos determinar muchos factores a nivel salud y poder protegerlos de múltiples enfermedades.