¿Qué debes comer para limpiar tu colón?

Si no se come de forma correcta, el intestino almacenará toxinas que traerán consecuencias como: inflamación estomacal, estreñimiento y colon irritable.

Es por eso que para que el sistema digestivo funcione muy bien, debes alimentarte sanamente; los siguientes alimentos te ayudarán a desintoxicar el organismo:

Cereales: Los granos alimenticios como el arroz, la quinoa y el amaranto ayudan para la limpieza del colon porque son ricos en fibra; solamente debes recordar consumir cereales de grano entero, no azucarados. 

cereales_de_caja.jpg

Frutas frescas: Sus vitaminas y minerales son de fácil absorción para el organismo, lo que mantiene en buen estado el sistema digestivo, sin olvidar que hidratan nuestro cuerpo. Las mejores frutas para limpiar el colon son: manzana, uva, piña, mango, fresa y sandía.

sandia.jpg

Verduras: El apio, las espinacas y las alcachofas son las verduras ideales para limpiar el colon. Las verduras crudas son el aliado perfecto pues contienen enzimas que mejoran la digestión.

apio.jpg

Yogur: Este alimento es el mejor para la microbiota, ya que contiene probióticos que desarrollan bacterias buenas para la limpieza del intestino y además previenen la inflamación.

yogurt.jpg

Artículo

 Los beneficios del jengibre para bajar de peso

La raíz del jengibre puede ayudarte a conseguir tu peso ideal

Los beneficios del jengibre para bajar de peso

Té verde: Esta bebida es un excelente antioxidante y depurativo natural. Se sugiere consumirlo por las mañanas para que trabaje durante el día.

te_verde_0.jpg

Fibra: Este aporte al organismo sirve de mucho, pues ayuda a controlar el peso, facilita la digestión y da la sensación de saciedad más rápido.

fibra_0.jpg

Avena: Contiene tanto fibra saludable como insoluble que ayuda a mantener la salud idónea del aparato digestivo.

avena.jpg

Además de estos alimentos, también puedes agregar a tu dieta algas marinas, espinaca, brócoli y almendras, para eliminar toxinas y residuos que se acumulan en el intestino y, por supuesto, consumir suficiente agua natural. El Universal