¿Por qué le llamaban Juana La Loca? ¿Quien inspiraba su poesía?

Este 19 de julio la poeta hondureña Juana Pavón mejor conocida como “Juana la Loca”, estuviera de plácemes celebrando sus 74 años, sin embargo el cáncer le arrebató su vida a principios del presente año.

Juana Pavón tiene como nombre original “Margarita Velásquez Pavón”, nació el 19 de julio de 1945 en San Marcos de Colón departamento de Choluteca, sur de Honduras.

 A “Margarita Velásquez Pavón”, se le conocía en los círculos intelectuales y bohemios como Juana la Loca, pero  ¿Por qué la llamaban así?.

En su momento la sociedad conservadora de la capital se escandalizaba de las declaraciones de Juana Pavón en relación a las buenas costumbres. La señalaban como una mujer loca y la comenzaron a llamar “Juana la Loca”, en alusión a la Reina de Castilla, Juana I, quien enloqueció con la muerte de su esposo, Felipe el Hermoso, archiduque de Austria.

EN SU VIDA POÉTICA

La poesía en Juana la Loca reflejaba su situación real y en consecuencia se convirtió en la primera poeta desmitificadora, es decir una poeta destructora de mitos.

El material de sus poemas fue ella misma, quien se calificaba su vida como una historia de Horror utilizaba  un lenguaje sencillo, muy popular y llenos de ironías, de verdades que duelen y llenan.  

A sus tres años declaró su primer poema. Antes de cumplir los ocho años ingresó a un colegio de monjas donde aprendió varias labores.

Su primer poemario “Yo soy esa sujeto”, la dedicatoria va dirigida a todas las mujeres hondureñas , sobre todas a las despojadas. Le gustaba participar en recitales y en el teatro.

Además sobresalen los poemas “Juana la Loca”,  “Los Golpes nacieron contigo”, “Llegué sobre la carne”, “Nosotras” y “Esas sujetos”.

Su obra poética ha traspasado fronteras; es conocida en Centroamérica,  Estados Unidos y Europa.

JUANA LA LOCA

(Emulando a Federico García Lorca)
Estoy loca
porque nadie podrá darme
distancias, ni límites, ni futuros
eso sólo yo puedo dármelos.

Quiero que todas se enteren
que estoy loca
por no encontrar lo que yo buscaba.
Lo busqué debajo de las piedras
debajo de las raíces
de la médula del aire
y lo que encontré
fue la verdad
de las cosas equivocadas.

Por eso estoy loca
por no poder irme con el primer paisaje
y volar mezclada con el amor
el vuelo de siempre
sobre mi lecho vacío.
Por querer mi libertad
mi amor humano,
porque la aurora llegó
y no la recibí en mi boca.
Porque aquí en mi locura
no hay mañanas
ni esperanzas posibles
sólo ese rumor de suicidio
que anima mis madrugadas.
Porque tengo océanos de ternura
para aquellos que arrugaron mi corazón de niña
y me negaron una vida más digna.

Si, estoy loca
porque amo a Tchaikhosky
Jacobo Cárcamo
Roque Dalton
y a Morazán.
Porque amo la luna
el sol, las estrellas
la música
y las montañas.
Porque amo a pucho
a los niños a Walda
y a Pink Floyd.

Estoy loca
porque me alimento de muerte
y miseria en el guaro.
Porque amo a Dios
y admiro a Marx
porque amo la paz
de los cementerios.

Mi locura señores
es encontrarme pequeñas criaturas
enterradas bajo pedazos de cartón
Federico decía
estos niños cuando se levantan
parecen golondrinas con muletas.

Esa es mi locura
contrariar a chicos plásticos
que leen Vanidades, Cosmopólitan
y “Nuestra Tegucigalpa”
Mi locura está
en el humo asfixiante
que me da la zona peatonal
y el dolor cansado e infinito
que me dio la calle real.

Estoy loca porque salpicaron de lodo
mis pupilas límpidas
mientras esta agonía de dolor
siempre quiere acostarse conmigo.
Si, estoy loca de dolor
de amor
de rabia por mi impotencia
por mi resistencia de cucaracha
por los gemidos que golpean
las ventanas de mi alma.
Estoy loca por hacer rabiar
a las señoronas ignorantes
cada vez que sus maridos cornudos
fijan sus ojos
en mis tetas caídas sin sostén
Que se enteren que mi locura
sienta sus bases
en decir casi siempre lo que pienso
y si a veces callo
es por no herir susceptibilidades
o por consideración
– ¡Qué esfuerzo Dios mío! –

Estoy loca
por desenmascarar
a la gente y su indecencia
por corruptos
ladrones
asesinos
explotadores
vende – patrias
y sobre todo
porque odio los prejuicios
de aquellas y aquellos
que sólo saben señalar
mas no ven el tumor
que tienen en la próstata
y vagina.

Por todas esas cosas
que sé y me callo
es que estoy loca.

DE UNA VEZ POR TODAS

De una vez por todas
me declaro mujer
de ovarios bien puestos
qué triste de mí sería
llamarme napoleón o Rigoberto
llevando de por vida
una golondrina
sin mensaje entre mis piernas.