Por más de cinco décadas los centroamericanos son atraídos por el sueño americano

Por décadas Estados Unidos ha sido el principal país de destino de millones de migrantes de diferentes naciones del mundo.

En el caso particular de Centroamérica, los desplazamientos comenzaron en 1970 y aumentaron desde los años 80 después de la firma del Acuerdo de Paz de Esquipulas.

Los niveles siguieron en aumento tras el paso del huracán Mitch por la región, en 1998, y después del año 2000 a causa del aumento del narcotráfico entre los Países del Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras).

Lo anterior explica lo señalado en el Informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) 2018, el número de centroamericanos viviendo en los Estados Unidos se duplicó entre 1980 y 2015.

Este informe también ubica a Estados Unidos como el mayor receptor de migrantes internacionales, pues señala que este país acoge el 20% del flujo migratorio mundial.

Los 10 principales países con flujos migratorios hacia Estados Unidos son México, que genera el grupo más numeroso, seguido de China, India, Filipinas, Vietnam, El Salvador, Cuba, República de Corea, República Dominicana y Guatemala.

“En 2015, México fue, con creces, el principal país de emigración de América Latina y el Caribe. Ese año más de 12,5 millones de personas nacidas en México vivían en el extranjero”, cita el informe.

Fenómeno mundial

Centroamérica ha visto al gran país del norte como su oportunidad de mejorar las condiciones de vida con más interés en las últimas décadas.

Históricamente Estados Unidos ha acogido a gente perseguida – señala Ricardo Puerta, analista del tema migratorio- por razones religiosas y políticas, por algo, destaca que “Estados Unidos es el país de la libertad, y la Estatua de la Libertad es el símbolo de Estados Unidos”.

En el contexto regional, grupos en pequeñas cantidades llegaban a Estados Unidos exiliados por los gobiernos dictadores: los cubanos por Fidel Castro, los nicaragüenses por Anastasio Somoza, para el caso.

En tanto -afirma Puerta -el salto hacia el exilio económico o refugio económico es por razones de que la economía se globalizó y eso es un fenómeno del siglo XXI.

“En esta época por razones de narcotráfico, del crimen organizado y por problemas de inseguridad se crean diásporas”, señala el analista al enfatizar que los factores que influyen para la migración son varios.