Plataforma salud-educación no acepta acuerdo entre Gobierno y algunos sectores

1.-

Somos más de nueve millones cien mil hondureños.

Pero en 2020 el país tendrá una masa de nueve millones 300,000; es decir un crecimiento promedio anual entre 200,000 y 300,000 personas, en su mayoría sin acceso a los bienes de consumo y de servicio esenciales para su desarrollo.

2.-

El Gobierno se comprometió a saldar la deuda que mantiene con los generadores privados de potencia, un paso que forma parte del programa de las acciones de reordenamiento de las finanzas de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

Los desembolsos se realizarán en las próximas semanas, según lo determinado en fuentes oficiales y de los desarrolladores de proyectos de energía.

3.-

A un acuerdo para derogar los decretos ejecutivos cuestionados por los docentes y médicos, llegó el Gobierno con algunos sectores de la educación y la salud.

Ambas partes convinieron en firmar un entendimiento relacionado con la aprobación de nuevos decretos que resulten de una discusión en mesas de diálogo que serán instaladas para tales objetivos.

En dichos espacios de consenso se espera que sean cimentadas las bases para la construcción de nuevos y mejores sistemas de salud y de educación, manifestaron representantes de la Administración Central y de los gremios magisterial y de salud, reunidos en Casa de Gobierno.

En virtud de dicho compromiso, se ha convocado a los profesores y a los profesionales de la salud a incorporarse a las aulas de clase y a los centros hospitalarios, a fin de brindar los servicios a la población.

El ministro de Educación, Arnaldo Bueso, alabó el acuerdo a que se ha llegado con vistas a un gran pacto por la educación de calidad con mejores condiciones para los maestros.

Se avanza por el camino correcto y, sobre todo, con la participación activa de todos los actores del sistema de enseñanza-aprendizaje, añadió el funcionario, entrevistado por Diario Matutino.

En la misma línea de pensamiento, el dirigente del Colegio Profesional Superación Magisterial (COLPROSUMAH), Orlando Mejía, alabó el compromiso establecido a favor de la educación pública que no es otra cosa que reconocer que los niños y los jóvenes son el presente y futuro de Honduras.

Mejía añadió: Lo que sigue es la instalación de un gran foro donde todos los sectores sean integrados en un esfuerzo por el bien de la escuela pública y de la enseñanza de calidad.

En cadena de radio y televisión, el mandatario, Juan Orlando Hernández, llamó a todos los maestros y médicos a retornar a sus plazas hoy mismo y comprometer su concurso para iniciar un diálogo incluyente y participativo por un pacto por la educación y salud de calidad.

El Estado se ha comprometido con una agenda, que es la mejor guía para iniciar la construcción de mejores sistemas de salud y de educación, declaró en la misma comparecencia, el comisionado de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres.

Sin embargo, dirigentes de la llamada Plataforma de Defensa de la Salud y la Educación Pública advirtieron que se mantendrán en las protestas hasta tanto la derogación de los controversiales PCM no sea publicada en el diario oficial La Gaceta.

A través de HRN, declararon que ninguno de sus integrantes, ni del gremio educativo, ni del  sector salud, participó en la reunión que concluyó con la firma de un acuerdo con el Gobierno.

4.-

– Productores de arroz se quejan por la falta de financiamiento, una condición que les ha impedido realizar los trabajos de siembre de 6,000 manzanas del grano.

– Las atenciones en el Instituto Hondureño de Seguridad Social siguen paralizadas, tanto en la capital como en San Pedro Sula. Alegan los miembros del sindicato que continuarán en la lucha, mientras la derogación de los PCM no sea publicada en el diario oficial La Gaceta.

– En varios colegios de enseñanza básica de la capital, las clases están suspendidas, a pesar del entendimiento a que llegaron el Gobierno y algunos colegios magisteriales.

– En la Ciudad Universitaria con sede en Tegucigalpa, las actividades académicas están interrumpidas, debido a que están tomados algunos edificios por parte de un sector de dirigentes estudiantiles.