Papa Francisco: La Eucaristía es la síntesis de toda la existencia de Jesús

El domingo 23 de junio, solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo celebrada en Italia y en varios países del mundo, el Papa Francisco rezó la oración mariana del Ángelus junto a miles de fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro.

La multiplicación de los panes y peces

Comentando el Evangelio dominical que presenta el relato del milagro de la multiplicación de los panes y los peces obrado por Jesús a orillas del lago de Galilea para dar de comer a la multitud que lo seguía (cf. Lc 9, 11-17), el Santo Padre profundizó sobre las palabras del Maestro ante el planteamiento de los discípulos: “No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a menos que vayamos a comprar comida para toda esta gente”.

Es entonces cuando Jesús responde: “Denles ustedes de comer.”

Convertirse a la lógica del compartir

En este sentido, el Papa explicó que Jesús invita a sus discípulos a hacer una verdadera conversión de la lógica del “cada uno para sí mismo” a la del compartir, empezando por lo poco que la Providencia nos pone a nuestra disposición.

Este milagro, muy importante hasta el punto de que todos los evangelistas lo cuentan, – continuó diciendo Francisco-  muestra el poder del Mesías y, al mismo tiempo, su compasión por la gente. “Aquel gesto prodigioso no sólo queda como uno de los grandes signos de la vida pública de Jesús, sino que anticipa lo que será después, al final, el memorial de su sacrificio, es decir, la Eucaristía, sacramento de su Cuerpo y de su Sangre donados para la salvación del mundo”.

Eucaristía: síntesis de toda la existencia de Jesús

El Pontífice afirmó que la Eucaristía, es por tanto, “la síntesis de toda la existencia de Jesús, que ha sido un único acto de amor al Padre y a sus hermanos. Allí también, como en el milagro de la multiplicación de los panes, Jesús tomó el pan en sus manos, elevó al Padre la oración bendición, partió el pan y se lo dio a los discípulos; e hizo lo mismo con el cáliz de vino. Pero en ese momento, en la víspera de su Pasión, quiso dejar en ese gesto el Testamento de la nueva y eterna Alianza, memoria perpetua de su Pascua de muerte y resurrección”.

Recibir el Cuerpo de Cristo con gratitud

Asimismo, el Pontífice señaló que la fiesta del Corpus Christi “nos invita cada año a renovar nuestro asombro y alegría ante este maravilloso don del Señor, que es la Eucaristía” e invita a recibirlo con gratitud, «no de manera pasiva, habitual, sino renovando verdaderamente nuestro “amén” al Cuerpo de Cristo, para que el dinamismo de su amor transforme nuestras vidas en ofrendas puras y santas a Dios y para el bien de todos aquellos que encontramos en nuestro camino». Vatican News