Nicaragua: En riesgo empleos de la zona franca

El Nuevo Diario. Las empresas maquiladoras del régimen de zona franca tendrán que aportar anualmente más de US$20 millones adicionales al seguro social, luego de que entraran en vigencia, el pasado 1 de febrero, las reformas al Reglamento de la Ley de Seguridad Social, afirmaron fuentes del sector privado.

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), y Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y de Confección (Anitec), señalaron que esas reformas tendrán un fuerte impacto en el empleo de las empresas de zona franca.

“Nosotros creemos que el aporte nuestro al INSS (Instituto Nicaragüense de Seguridad Social) adicional va a andar entre US$20 millones y US$25 millones anualmente. Ese es el costo de la reforma. Así, se nos van a aumentar los costos como sector”, explicó García a El Nuevo Diario.

– –

En Nicaragua, existen 192 empresas de zona franca, las cuales brindan trabajo a más de 120,500 personas.

Según Dean García, 75 empresas pertenecen al sector textil y de confección, de las cuales 40 son grandes y 35 medianas, que manejan planillas semanales de entre US$80,000 y US$350,000.

Esas empresas generan alrededor de 70,000 empleos directos, dijo el director ejecutivo de Anitec.

Aguerri aseveró que entre todos los trabajadores del sector de zona franca aportarán US$4.3 millones más al INSS, como consecuencia de la reforma que aumenta en 3.5 puntos porcentuales la cuota patronal y en 0.75 puntos la de los trabajadores.

Trabajadores y empleadores pagarán más al INSS.

– Trabajadores y empleadores pagarán más al INSS. –

El presidente del Cosep dijo en una entrevista televisiva que las empresas de zona franca tienen contratos firmados con base en precios internacionales y, por tanto, no podrán trasladar el incremento de los costos a sus clientes.

El director ejecutivo de Anitec dijo que las empresas están tratando de renegociar ese incremento con sus clientes, que son compañías extranjeras. Estas les han respondido que podrían asumir parte de los costos, pero les han advertido que reducirían los pedidos y darán a hacer los productos en otro país con un menor costo de producción.

Eso, según García, traerá como consecuencia la reducción de empleados.