Nadal, el principe de París

El rey de la tierra sigue siendo Rafa Nadal. No importa el rival. Cuando llega la hora de la verdad, el manacorí somete a todo el que esté en el otro lado de la red sobre esta superficie. Este domingo lo volvió a demostrar tras batir a Dominic Thiem en cuatro sets 6-3, 5-7, 6-1 y 6-1.

Es la duodécima Copa de los Mosqueteros. Es la cuarta final que pierde el austríaco contra el de Manacor. A pesar que Dominic pudo jugar muy metido en la pista no fue suficiente y Rafa cerró el primer parcial tras un error no forzado de su rival y enloqueció.

El segundo parcial fue el más igualado de la final. La igualdad se mantuvo hasta el duodécimo juego. Con 6-5 para Thiem, el austríaco aguantó las acometidas de Nadal y provocó su error en su primera oportunidad de rotura del parcial. Igualaba la final con un 5-7.

Rafa regresó enchufado en el tercer set y ganó ocho puntos consecutivos y no perdió un solo punto para quedarse con el tercer parcial 6-1. El aspirante de 25 años, ya sin gasolina en el cuarto set, acabó inclinándose por segundo año consecutivo ante el eterno dominador de la tierra con otro 6-1.

Nadal ya es el tenista con más títulos de la historia en un mismo Grand Slam, superando a la extenista australiana Margaret Court, que conquistó once trofeos en el Abierto de Australia. Acumula también 260 triunfos en Grand Slam y 950 en toda su carrera. El rey sigue siendo imbatible en París.