Médicos suspenden asambleas para atender pacientes con dengue

1.-

Mil policías son investigados en virtud de los indicios que les implican en hechos reñidos con la ley.

El integrante de la Comisión para la Reforma y Transformación de la Policía Nacional, Omar Rivera, dijo que no existe contemplación alguna para los efectivos que cometen ilícitos.

El entrevistado hizo referencia al caso de un elemento del cuerpo del orden que fue detenido en las últimas horas, porque se estableció que es miembro activo de maras y pandillas.

Quien sea encontrado en el incumplimiento de sus labores y declarado culpable de ser parte de agrupaciones delictivas o criminales recibirá todo el peso de la ley, advirtió Rivera, a través de Diario Matutino.

Está claro que algunos elementos de la Policía Nacional han cometido delitos y otros están incriminados en actividades ilícitas, en asociación con extorsionadores, maras y pandillas o grupos dedicados al narcotráfico, expuso el miembro de la sociedad civil.

En seguida, arguyó el depurador de la Policía: Pero también es verídico que no ha habido miramientos con aquellos uniformados responsables de delitos.

Más de seis mil efectivos de la institución encargada de garantizar la seguridad pública han sido separados de la institución, porque no observaron el perfil necesario para prestar su servicio, finalizó Rivera.

2.-

Suspender las asambleas informativas, con el fin de atender la emergencia generada por la proliferación de los casos de dengue, determinó la dirigencia de la Plataforma de Lucha por la Salud y la Educación.

Autoridades del Colegio Médico acordaron dejar sin efecto las reuniones que todos los días mantienen sus agremiados por espacio de una hora para coordinar acciones de presión.

En su lugar, los doctores y personal auxiliar se comprometieron a dar asistencia a los pacientes de dengue en los departamentos donde fue declarada emergencia sanitaria desde el viernes anterior.

La epidemia afecta particularmente a los niños. Se estima que entre el 60 y el 70 por ciento de casos corresponden a menores de edad; adicionalmente, cada día son confirmados entre nueve y 10 episodios de dengue.

A nivel nacional, están acumulados 12,000 expedientes de la enfermedad transmitida por el zancudo Aedes Aegypti, de los cuales la región nor-occidental concentra el 70 por ciento.

3.-

La Plataforma para la Defensa de la Salud y de la Educación Pública dará inicio el martes al diálogo alternativo.

La jornada de consenso es paralela a la que inauguró el Gobierno la semana anterior con la participación de algunos sectores de docentes, profesionales de la salud y representantes de la sociedad civil.

Para este lunes se ha convocado a una movilización que, en principio, se ha informado que partirá desde el Instituto Central Vicente Cáceres, en Comayagüela.

4.-

En más de 28,000 millones de lempiras crecieron los depósitos en cuentas de ahorro en el sistema financiero nacional.

Este monto representa 7.9 por ciento, de acuerdo con los datos proporcionados por la Asociación Hondureña de Instituciones Bancarias (AHIBA).

El 70 por ciento de los recursos se encuentran depositados en moneda nacional y el resto en denominación extranjera.

5.-

Entró en vigencia la sexta rebaja en el precio de los combustibles.

En las últimas seis semanas, la gasolina superior ha sumado un alivio de cuatro lempiras con 69 centavos; la regular, acumula una disminución de cuatro lempiras con nueve centavos; y el diesel lleva una reducción de dos lempiras con 83 centavos.

6.-

La deserción escolar creció en 67 por ciento en el período entre 2015 y 2018.

El problema es más acentuado en los departamentos de Cortés, Francisco Morazán, Yoro, Atlántida, Olancho y Comayagua, de acuerdo con los reportes de la Secretaría de Educación.

Los expertos en el tema coinciden en que es urgente que Honduras cuente con una política que permita retener a sus estudiantes en las aulas, con el objetivo de evitar que abandonen los centros de enseñanza.

Para alcanzar esa meta es un imperativo analizar factores como la pobreza, la emigración, el trabajo forzado y la seducción a que se ven expuestos los niños y jóvenes hondureños frente a las maras y pandillas.