Más de dos centenares de contratos de energía están bajo la lupa por irregularidades

Se acabó el tiempo para los generadores de energía eléctrica que fueron beneficiados con la adjudicación de un contrato, pero que nunca entraron en operación.

Altos funcionarios de la Secretaría de Energía y del Gabinete Económico, revelaron que son 210 contratos aprobados y otorgados los que deben ser revisados.

Nominalmente están contratados alrededor de 4,000 megavatios, según establecen los informes sobre la situación de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

La cuestión está en que únicamente el 48 por ciento de los contratos de generación se encuentran en operación y un 52 por ciento todavía no están integrados en la red de producción de potencia.

En una reunión sostenida entre los empresarios y delegados del Gobierno se ha consensuado que los proyectos otorgados que todavía no están en operación, deben ser dejados sin efecto.

Estos contratos de “inútiles resultados” representan una carga enorme para las finanzas de la estatal eléctrica que habitualmente ha contratado energía a un precio mayor en comparación con el valor aplicado a la tarifa.

La ponderación realizada por la ENEE establece que el costo promedio facturado de cada kilovatio es de 11 centavos de dólar, pero el valor de su generación es de 13 centavos de dólar, una pérdida de dos centavos para la empresa.

La energía eólica tiene un costo redondeado de 15 centavos de dólar por cada kilovatio-hora y la generación por biomasa ha sido contratada a un valor promedio de 16 centavos de dólar.

En el caso de la operación de las plantas solares, el precio que paga la ENEE por cada kilovatio es de alrededor de 14 centavos, a los que deben ser sumados tres centavos que son pagados como incentivo a los desarrolladores del rubro.

La institución entrega hasta 19 centavos de dólar por cada kilovatio producido de energía hídrica y entre 10 y 20 centavos de dólar por cada kilovatio de generación térmica.

Las oscuras negociaciones de los contratos de generación de energía eléctrica han influido en el deterioro del estado de cuentas de la ENEE, cuyo déficit acumulado es de 53,000 millones de lempiras.