Más de 150 hondureños llegan a Agua Caliente, en travesía a Estados Unidos

Unos 153 hondureños llegaron al punto de Agua Caliente entre Honduras y Guatemala, con el fin de continuar su peligroso viaje hacia Los Estados Unidos.

Los compatriotas arribaron en unidades de transporte inter-urbano. Las autoridades migratorias de Honduras y del vecino país solicitaron a los viajeros sus documentos de portación obligatoria.

En rigor del derecho a libre movilización, los connacionales que presenten sus documentos tienen acceso a tierras guatemaltecas, pero aquéllos que no cumplan con las normas son retenidos y devueltos al territorio nacional.

Aún y cuando logren atravesar la primera estación, los hondureños que han iniciado su aventura tendrán que atravesar por una ruta llena de riesgos hacia México y la línea divisoria con Estados Unidos.

Sus posibilidades de alcanzar su destino son muy remotas. En tierra azteca, existe un rechazo hacia los indocumentados. Nada más hay opciones a limitadas plazas de trabajo ofrecidas por el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en la parte sur de México.

En la Unión Americana se ha vuelto feroz el discurso del mandatario, Donald Trump, contra los “ilegales”. Ayer sábado, recriminó a las autoridades de México por “no hacer nada” para detener la ola de emigrantes centroamericanos, en su mayoría hondureños.

La crisis migratoria podría tomar un rumbo impredecible. Y es que se ha informado que un segundo grupo de indocumentados fue conformado y está a punto de abandonar territorio nacional, pocos días después de que una caravana partió con rumbo a Guatemala, en su travesía hacia Los Estados Unidos como destino final.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos se ha pronunciado en el sentido de abordar el problema de la emigración ilegal en forma integral, porque Honduras no se puede convertir en un país que expulsa a su gente