Maribel Liberman reveló su lado más sensible en Dale Play

Dos mujeres conversando por Spyke
La famosa chocolatier hondureña compartió las vivencias de su juventud y niñez en Honduras.

Cuando escuchamos el nombre Maribel Liberman, se hace alusión de inmediato a la famosa chocolateria neoyorkina MarieBelle.

Muy pocos conocen las historias que cimentaron las raíces de humildad y empuje que dominan la personalidad de Liberman.

Fue a través de su Banda Sonora, compuesta por 10 canciones, que de la voz de Maribel conocimos los acontecimientos que construyeron el carácter de esta empresaria.

Este recorrido musical en el programa Dale Play comenzó con Palito Ortega y su tema “La Felicidad” que en las memorias de Liberman representa la niñez en medio del campo en su natal Jutiquile, Olancho.

“Yo tuve una niñez muy simple y natural, nada de malicia esas memorias del campo tan frescas como las de New York, esa niñez no se la cambio por nada a nadie”.

Como la menor de ocho hermanos ella tuvo que imponerse para que sus ideas fueran escuchadas y desde temprana edad imponía moda con los vestidos que le confeccionaba su madre, inspirados en las revistas del momento.

“Siempre dije que iba a estudiar secretariado bilingüe porque quería aprender inglés e irme a Estados Unidos”, comentó.

A los 16 años comenzó a trabajar en una tienda envolviendo regalos, pero su inquietud la llevó a relacionarse con los clientes y comenzar a vender.

“No me gustaba estar en un rincón esperando a que alguien envolviera un regalo y fui una de las mejores vendedoras de la tienda, me ofrecieron seguir trabajando, pero yo solo quería dinero para Navidad”, relató.

Juventud

La canción San Francisco Scott Mckenzie, nos trasladó a las visitas de Maribel a Tegucigalpa en la casa de una tía, quien residía en el barrio Cabañas, período que la llevo a prepararse para su migración a la capital de Honduras en 1973.

“Junto a mis primas aprendí los pasos de esa canción y se las enseñé a las muchcachas de mi pueblo”.

Al ritmo de “Como deseo ser tu amor” de Los Galos 1972, descubrimos el primer amor de Maribel, un chico que vivía frente a su casa y nunca se enteró de los sentimientos de ella.

Junto a Carole king y “You got  a friend”, Un rayo de sol de Los Diablos, Ben de Michael Jackson, I feel love de Donna Summer, You’re  the one that  I want de la película Vaselina, Andy Gib For so long y Endless Love Lionel Richie with Diana Ross 1981, conocimos más interioridades de la vida de la empresaria en Honduras.

“Yo perdí un año del colegio y tomé la decisión de venirme a Estados Unidos, empecé en Nueva Orleans en una empresa de cosméticos durante cuatro años,pero tenía mi mente en Nueva York”.

Esa misma empresa le dio la oportunidad de mudarse a Nueva York y comenzó a estudiar por la noche Diseño de Modas.

Con el tiempo descubrió su pasión por la cocina e instaló Maribel’s Gourmet Cuisine catering, una empresa de eventos.

Cinco años más tarde conoció la historia del cacao como ingrediente y decide abrir Lunnettes et Chocolat, su primera tienda de chocolates donde distribuía trufas.

Del 2000 cuando comenzó este emprendiemiento mucho cambió en el día a día de su chocolatería, con sus recetas de chocolate hondureñas, españolas, francesas y después japonesas ha conquistados a los amantes del chocolate de Estados Unidos y Asia desde sus fabricas en Nueva Yprk y Kioto.

Al cierra de la entrevista Maribel aprovechó para enviar un mensaje a ánimo a los empresendores en estos momentos de emergencia sanitaria:

“Mi consejo es no desesperarse, el mundo está más compresivo después de esta emergencia, los emprendedores tendrán mucha más ayuda”, aconsejó a los emprendedores.

Para escuchar la entrevista completa le invitamos a dar click en el siguiente PodCast.