MACCIH-UFECIC continuarán líneas de investigación sobre "narco-política"

El fin es establecer o desvirtuar los vínculos de la política hondureña con la corrupción y con las redes de la criminalidad organizada.

“Narco-política” se denomina el décimo segundo caso de investigación presentado por la Misión de Apoyo contra la Corrupción (MACCIH), en conjunto con la Unidad Fiscal Especial de Lucha contra la Impunidad de la Corrupción (UFECIC).

Tal y como ha trascendido desde el jueves, este expediente vincula a Fabio Lobo, hijo de ex presidente Porfirio Lobo Sosa; y Devis Leonel Rivera Maradiaga, miembro del llamado Cartel de Los Cachiros.

Los requerimientos fiscales librados en este caso también señalan al ex ministro de Obras Públicas y Transporte (SOPTRAVI), Miguel Pastor, y al ex director de Carreteras, Walter Maldonado.

La lista es extendida a los siguientes personajes: Norberto Antonio Suazo, Marina Zúniga, Lucas Velásquez, Manuel Valladares, Luisa María Fonseca, Claudia Matute Colindres, Marlon Aguilera Flores y Karol Baide.

Las acciones contra ellos están impulsadas por los delitos de lavado de activos, abuso de autoridad, cohecho, fraude, falsificación de documentos públicos y facilidad para el fraude.

En conferencia de prensa, el vocero de la MACCIH, Luiz Guimaraes, hizo un relato completo de la red tejida para el lavado de activos provenientes de la narco-actividad.

El informe del organismo externo dice textualmente que la investigación surgió de las declaraciones de Rivera Maradiaga, ante un juez de Los Estados Unidos, en el sentido que él entró en contacto con el entonces candidato del Partido Nacional, Lobo Sosa, a quien se otorgó dinero para su campaña electoral.

El trato consistía en que, una vez que el aspirante llegara al poder, su gestión aprobaría contratos a la empresa formada por “Los Cachiros”, una agrupación cuyos miembros están acusados por tráfico de drogas.

Para hacer efectivo el pacto, el gobernante Lobo Sosa nombró en la titularidad de SOPTRAVI a Pastor y en la Dirección de Carreteras a Maldonado.

Fueron ellos quienes concedieron a la firma “INRIMAR”, conformada por Rivera Maradiaga, un total de 21 contratos por el valor de 68 millones de lempiras que serían ejecutados en Olancho y Colón.

Otros cinco contratos fueron aprobados a través de decretos de emergencia, detalla el informe de la MACCIH-UFECIC, que también subraya: Existe documentación que demuestra el ex ministro Miguel Pastor, el ex director de Carreteras Walter Maldonado, Fabio Lobo y Devis Leonel Rivera Maradiaga viajaron en helicóptero pagado por “Los Cachiros” durante la actividad proselitista.

Pastor, ex titular de la desaparecida SOPTRAVI, que luego se convirtió la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (INSEP), emitió un comunicado en el que ratifica su disposición de someterse a las leyes.

El procesado ha manifestado su confianza en que saldrá a la luz la verdad en el proceso penal que, desde su punto de vista, no debe ser visto como “instrumento de venganza ni de persecución a ultranza”.

De su parte, el ex gobernante, Porfirio Lobo Sosa, ha desvirtuado los señalamientos de la MACCCH y ha demandado con carácter obligatorio que sean puestos en evidencia lo que él llamó “actos de mega corrupción” cometidos en el presente Gobierno del mandatario, Juan Orlando Hernández.

El proceso de indagaciones continuará con intensidad por parte de los entes de seguridad, investigación e inteligencia, con el fin de establecer o desvirtuar los vínculos de la política hondureña con la corrupción y con las redes de la criminalidad organizada.