Los perros pueden transmitir una peligrosa enfermedad

Las garrapatas son potenciales transmisores de diferentes enfermedades infecciosas, y los perros domésticos son hospedadores de estos insectos.

La fiebre manchada de las Montañas Rocosas es un tipo de enfermedad infecciosa transmitida por garrapatas, unos insectos que a su vez sienten especial predilección por un animal doméstico cuya posesión está muy extendida: el perro.

En España existe una enfermedad similar, también transmitida por garrapatas, pero en ese caso es la fiebre botonosa mediterránea. Sin embargo, la fiebre manchada de las Montañas Rocosas no se encuentra en Europa, sino que es endémica de la zona de Centro América y América del Norte.

En ambos casos, el microorganismo causante es la Rickettsia spp, aunque en el caso de la fiebre manchada de las Montañas Rocosas se trata del subtipo Rickettsia rickettsii. Precisamente este microorganismo fue capaz de causar una epidemia no controlada de fiebre manchada de las Montañas Rocosas en Mexicali (México), afectando a más de 1.000 individuos desde el año 2008. Y, según un reciente estudio publicado en la revista The American Journal of Tropical Medicine and Hygiene, los perros ayudaron de forma significativa a esparcir el brote.

El perro como transmisor de enfermedades letales

Para el estudio, los investigadores examinaron perros y garrapatas y encuestaron a hogares de 200 vecindarios de la zona de Mexicali. En la mitad de los barrios se habían diagnosticado casos de transmisión de fiebre manchada de las Montañas Rocosas a humanos. Sin embargo, solo una de cada 1.000 garrapatas estaba infectada, aunque había vecindarios con un riesgo muy elevado, donde hasta 1 de cada 10 garrapatas estaba infectada. El Español