Los duques de Sussex se mudan a su nuevo hogar para recibir a su bebé

Telemundo. El príncipe Harry y Meghan Markle ya han abandonado el Palacio de Kensington para instalarse en su nueva residencia, Frogmore Cottage.

Su nuevo hogar se encuentra situado a dos kilómetros del Castillo de Windsor, y ha tenido que sufrir varias remodelaciones antes de poder recibir a sus nuevos inquilinos

Esta mudanza ya estaba planeada previo al nacimiento de su primer hijo, que tendrá lugar en los próximos días, ya que ahí podrán disfrutar de una vida más tranquila y relajada gracias a la cantidad de zonas verdes de las que dispone.