Los 7 hechos más relevantes del segundo año de gobierno de Lenín Moreno

Este viernes 24 de mayo se cumplen dos años desde que Lenín Moreno asumió la Presidencia de Ecuador.

Durante este segundo año, Moreno encaminó su mandato a separarse, aún más, de lo que su administración ha denominado “la década más corrupta de la historia reciente del país”, como fue descrito en un mensaje reciente de la Presidencia de la República, con motivo del fallecimiento del abogado y político Julio César Trujillo.

Esa década refiere al Gobierno del expresidente Rafael Correa, del cual Moreno fue vicepresidente durante seis años.

Correa antes de entregar la presidencia a Moreno en Quito, 24 de mayo de 2017. / Mariana Bazo / Reuters

En su primer año de mandato, entre 2017 y 2018, Moreno impulsó un diálogo nacional con todos los sectores del país, incluyendo fuerzas políticas que hasta ese momento eran contrarias; quitó funciones al exvicepresidente Jorge Glas, quien había ganado las elecciones siendo su dupla y luego fue juzgado y encarcelado; convocó y fue realizada una consulta popular que reestructuró gran parte de las funciones del Estado; presentó un plan económico, que contempla la reducción del Estado; y comenzó su reactivación de relaciones con EE.UU.

Este segundo mandato ha estado caracterizado por un acercamiento a organismos financieros multilaterales, el lanzamiento de un nuevo Acuerdo Nacional —que se constituye como la segunda etapa del diálogo— el sorpresivo retiro del asilo diplomático a Julian Assange, la consolidación de las relaciones con Washington y un escándalo de corrupción que involucra al primer mandatario y su familia.

1. Tercer vicepresidente

En diciembre de 2018, cuando el mandato de Moreno llegaba a apenas un año y siete meses, fue posesionado Otto Sonnenholzner como su tercer vicepresidente.

Sonnenholzner fue propuesto para el cargo por el propio Moreno ante la Asamblea Nacional y ahí recibió el apoyo de 94 legisladores, de los 128 que estuvieron en la sesión. Previo, había recibido el visto bueno del excandidato presidencial de derecha Guillermo Lasso, quien contendió contra el actual mandatario en las últimas elecciones, y su partido CREO.

Vicepresidente de Ecuador, Otto Sonnenholzner, en el Congreso de Ecuador, 11 de diciembre de 2018. / Daniel Tapia / Reuters

Sonnenholzner reemplazó a María Alejandra Vicuña, quien renunció en medio de un escándalo de corrupción que la involucra hasta ahora, luego de ocupar el cargo durante 11 meses. La funcionaria había asumido las funciones, luego que Glas fuera sentenciado a 6 años de prisión, por encontrarlo culpable de asociación ilícita en el caso Odebrecht.

2. Austeridad

En agosto de 2018, un mes después que una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) estuviera en el país, donde revisó la situación económica, el Ejecutivo ecuatoriano anunció varias medidas, que incluyeron:

  • El aumento de la gasolina súper, que pasó de entre 2,10 y 2,32 dólares por galón a 2,98.
  • El aumento del diésel para pescadores y camaroneros.
  • Reducción del Estado, con la supresión y fusión de ministerios y secretarías gubernamentales: de 40 solo quedan 20, lo que derivó en despidos de empleados públicos. 
  • La “delegación, fusión y optimización” de las empresas públicas como la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), la aerolínea Tame y Correos del Ecuador.

Más adelante, el Gobierno sumó el recorte de recursos para educación, salud y cultura, entre otras áreas, en la Proforma Presupuestaria del Estado para 2019, aduciendo la falta de recursos. Además, en diciembre, poco antes de Navidad, mediante el Decreto Ejecutivo 619 se quitó el subsidio que regía para las gasolinas ‘extra’ y ‘ecopaís’, las más usadas en Ecuador, que pasaron de costar 1,48 dólares el galón a 1,85, es decir, un incremento de 37 centavos de dólar. RT