La sequía hace emerger un palacio de 3.400 años de antigüedad en Irak

La sequía que asola la región del Kurdistán ha permitido descubrir un palacio de la Edad de Bronce en la orilla oriental del río Tigris, en Irak. La ruinas, de 3.400 años de antigüedad, han emergido en el embalse de Mosul Dam, en el que trabaja desde hace meses un equipo de arqueólogos kurdo-alemán.

Los investigadores fechan el palacio de Kemane -se ha denominado así por su ubicación- en la época delImperio Mittani, que dominó gran parte del norte de Mesopotamia y Siria desde el siglo XV al XIV aC.

Se trata de uno de los periodos menos investigados del antiguo Oriente Próximo, así que se espera que las excavaciones que se están realizando contribuyan a arrojar luz sobre la política, la economía y la historia de la época.

En un comunicado, los arqueólogos, liderados por el Dr. Hasan Ahmed Qasim (Organización de Arqueología de Kurdistán) y la Dra. Ivana Puljiz (Universidad de Tübingen) han explicado que se trata de uno de los descubrimientos más importantes en la región en las últimas décadas.

Las ruinas del palacio se conservan a una altura de unos siete metros. Originariamente, se encontraba a unos 20 metros del río Tigris, en una terraza elevada sobre el valle. Ivana Puljiz, ha descrito el palacio como una construcción “cuidadosamente diseñada, con paredes de adobe de hasta dos metros (6,6 pies) de espesor”.

Algunas de las paredes tienen más de dos metros de altura y están construidas con ladrillos de barro para estabilizar el edificio. Al menos ocho estancias han sido identificadas y se han excavado parcialmente. Con información de www.lavanguardia.com