La impunidad prevalece para implicados en contrato suscrito entre IHSS y “COSEM”

Impunidad- Honduras
El contrato resultó ser una farsa y un eslabón de toda la historia de corrupción. Foto En Alta Voz

El Contrato de Servicios Profesionales de Organización, Digitalización, Depuración, Automatización, Sistematización de Archivos y Base de Datos de Planillas y Tarjetas de Afiliación firmado con la Compañía Servicios Múltiples (COSEM), y el Seguro Social es la historia de un fraude que ha quedado en la impunidad.

Un informe del Tribunal Superior de Cuentas destaca que el referido contrato generó una erogación de recursos por parte del Instituto de Seguridad Social por la suma de 385.8 millones de lempiras.

Sin embargo, el cien por ciento de los componentes de depuración, organización, digitalización, automatización y sistematización de archivos y base de datos de planillas y tarjetas de afiliación no están implantados.

El componente de organización y administración del proyecto está parcialmente en funcionamiento, de acuerdo con lo que se detalla en el documento del Tribunal Superior de Cuentas.

La institución contralora concluye que el contrato con COSEM nunca debió celebrarse bajo las condiciones establecidas debido a que no tuvo a la vista ningún documento de respaldo sobre la necesidad de los módulos implantados en las diferentes unidades del Seguro Social.

Además, los funcionarios responsables de darle marcha al proceso no efectuaron estudio alguno sobre los precios de mercado, por lo que hubo una sobrevaloración.

Se agrega a estos puntos de criterio, la identificación de una forma de contratación similar a la de las obras públicas; es decir, la “llave en mano”, pero la asignación de precios no fue por costo unitario, sino por una suma alzada que no fue favorable para el Seguro Social.

De todo esto, se desprende que el valor total suscrito con Servicios Múltiples fue de 24.7 millones de dólares y, de este total, la estafada institución efectuó el pago de 385.8 millones de lempiras.

Como se sabe, en 2010 el Seguro Socia suscribió con la compañía COSEM un contrato por un valor de 19.7 millones de dólares, el cual tenía como finalidad la contratación de Servicios Profesionales de Organización, Digitalización, Digitación, Depuración, Automatización, Sistematización de Archivos y Base de Datos de Planillas y Tarjetas de Afiliación de la Cuenta Individual.

Dos años después, en 2012, fue suscrito un adendum por 4.9 millones de dólares, en el cual se dispone que no había sido incorporado al contrato el componente de Solución Integral de Administración Hospitalaria, Gestión del Paciente y Gestión Clínica del Seguro Social.

El contrato resultó ser una farsa y un eslabón de toda la historia de corrupción que provocó la estafa más grande en perjuicio del Seguro Social; más todavía: el capítulo de completa impunidad.

En este caso están implicados ex funcionarios del Seguro Social, liderados por el ex director, Mario Zelaya, miembros de la Junta Directiva de la fracasada entidad que entraron en contubernio con los principales socios de COSEM: Oscar Roberto Laínez Reina y Jorge Daniel Herrera, conocidos como “Los Tetos”.

Ambos personajes admitieron durante su comparecencia en juicio oral y público y en su calidad de “testigos protegidos” que habían pagado coimas, constitutivo de delito penal.

En noviembre del año pasado la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia denegó un recurso de amparo interpuesto por la defensa de Laínez Reina y Herrera.

Esta acción iba encaminada en contra de la resolución emitida por la Corte Segunda de Apelaciones de lo Civil, que declaró sin lugar la apelación interpuesta contra el auto interlocutorio dictado por el Juzgado de Civil en relación a la demanda promovida por Cosem en contra del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

El asunto de fondo es que la justicia no se ha hecho contra los culpables del gran fraude cometido contra el Seguro Social a través de la Compañía Servicios Múltiples, pese a que se drenaron miles de millones de lempiras en perjuicio de la institución y sus derechohabientes.