La historia detrás del éxito de Katheryn Banegas

El mundo conoció esta semana el primer sencillo de la cantante hondureña Katheryn Banegas y en HRN, durante la primera emisión del programa de entrevistas “Dale Play”, tuvimos la oportunidad de conocer el alma de la exacadémica.

“Amor Suicida” es ya un éxito y promete ser el sello de este disco que Katheryn describe como una fusión de sus sentimientos junto al de los compositores y productores.

“En enero comencé a trabajar en el disco, hoy puedo ver que todos los sacrificios tienen su recompensa. Sigo aprendiendo cada día y permanezco en clases de piano y canto”, afirmó la cantante.

Katheryn reveló a través de sus 10 canciones favoritas la historia de su vida, durante la primera emisión del programa Dale Play que se trasmite todos los sábados a las 10:00 de la mañana por Radio HRN.

La pasión por la música de la joven sureña comenzó desde la infancia, cuando ofrecía conciertos sobre botellones o frente al espejo que colgaba en la sala del hogar que compartían sus abuelos.

“Mis papás trabajaban y me dejaban con mis abuelitos, yo les cantaba y bailaba:“Piquito de Pollo” y los hacía reír, yo era como un juguete para ellos, aún me dicen si me acuerdo de cómo cantaba esa canción”, relató.

Su relación con la música

La primera experiencia sobre un escenario de Katheryn fue agridulce; tenía nueve años y al olvidar parte del tema musical “Bandido” de Ana Bárbara, salió corriendo. Pese a este vergonzoso momento, ganó el primer lugar y comenzó a participar en festivales musicales.

“Gané 100 lempiras y la oportunidad de representar a la escuela en un festival regional en Choluteca, donde gané el primer lugar con la canción “Algo Más de la Quinta Estación”, narró.

De ese evento la cantante preserva una fotografía en la que se aprecia a su padre alzándola y el recuerdo de un CD que grabaron de su presentación y que su progenitor ponía a reproducir en el vehículo familiar durante sus viajes.

Pese a esa fuerte relación con la música durante su niñez y juventud, Katheryn, motivada por sus padres, decidió estudiar Derecho para tener un título que la respaldará en su futuro.

“Cuando me gradué del colegio yo sabía que quería cantar, pero no veía la forma, sentía que era muy difícil y mis padres me dijeron que primero tenía que sacar una carrera. Yo quería venirme a vivir a Tegucigalpa para estudiar. Mis padres eran muy protectores y me incitaron a elegir una carrera en una universidad privada en Choluteca-su ciudad natal“, recordó.

Durante sus últimos días como estudiante de Derecho, Katheryn pasó por un crisis existencial que la llevó a decidir no perseguir un desarrollo profesional como abogada y comenzó a estudiar medicina. Y justo cuando se comenzaba a sentir realizada en su nuevo ambiente académico, surgió un casting de La Academia.

“Asistí sin mucha preparación, salí de clases de la universidad, me cambié en el baño de un centro comercial, donde se realizaba el casting, no preparé mis canciones y ni me maquillé”, reveló.

Y fue así, sin ningún filtro o producción premeditada, armada simplemente con la potencia de su voz, que al ritmo de las canciones: “Oye” de Beyonce, “A Mi Manera” y “El Triste” de José José, conquistó a los jueces.

La Academia

Katheryn describe a su abuelo como su segundo padre y fue justo en La Academia, el programa que la lanzó al estrellato, donde tuvo que pasar por el duelo tras su muerte.

“Era un lunes de revisión, nos reunieron para darme una noticia importante, fue irreal porque durante el casting me preguntaron: ¿qué era lo más triste que le podía pasar? Yo les dije: que fallecieran mis abuelos. Y ese día mi peor pesadilla se volvió realidad; por una videollamada mis padres me dijeron que mi abuelo había fallecido hacía dos días”, recordó la cantante entre lágrimas.

“Mi abuelo falleció un sábado, el domingo yo tenía concierto; y por eso mis padres decidieron no darme la noticia para no afectar mi desempeño”, relató. Durante los ensayos de esa semana Katheryn recuerda que no podía alcanzar el falsete del tema que interpretaría en el próximo concierto “Pero Me Acuerdo de Tí” de Cristina Aguilera.

Llegó el día de su participación y no sólo alcanzó todas las notas, sino que lo interpretó según sus propias palabras: “la canté con mis vísceras, esa canción me recuerda que él -su abuelo- ya no está y no lo podré volver a abrazar”, confesó.

Ese duro momento también le desveló a la cantante el esfuerzo de sus padres por lograr que triunfará en el concurso.

“Mis padres movieron cielo y tierra, recuerdo verlos con camisetas que tenían mi rostro impreso, ví mi carro lleno de stickers que decían: “Vota por Katheryn”, ellos ponían pantallas gigantes en Choluteca durante los conciertos”, manifestó agradecida.

Las dietas, el ejercicio excesivo y la presión por ser el mejor, no fueron los mayores desafíos para la catracha quien alzó el tercer lugar del concurso y hoy forma parte del talento de Universal Music.

Esta es la Banda Sonora que define a la cantante hondureña Katheryn Banegas.

Actualmente Katheryn trabaja en la promoción nacional e internacional de su disco, con el cual espera conquistar a públicos de todas las edades. Y desde HRN le deseamos el mayor de los éxitos porque después de reproducir junto a ella sus 10 temas musicales favoritos, fuimos testigos de la luz que emana de ella cada vez que canta.