Invasión de EE.UU. en Guatemala, causas y consecuencias

La invasión de Estados Unidos Guatemala se comienza a organizar luego de que el presidente Juan José Arévalo comenzará un proceso de reformas económicas y sociales las cuales profundizaria su sucesor Jacobo Arbenz, un militar retirado decidido a mejorar las condiciones de vida de los campesinos de ese país y buscar la independencia económica de su nación.

Arbenz estaba a favor de la inversión extranjera siempre y cuando los inversionistas se ajustarán a las condiciones locales, acataran a las leyes guatemaltecas, cooperarán con el desarrollo del país y se abstuvieran de intervenir en su vida social y política.

Para ese entonces la compañía bananera estadounidense United Fruit Company era dueña del 70 por ciento de las tierras cultivables, por lo que el Gobierno de Arbenz se negó a ampliar las concesiones. Como parte de la reforma agraria el Gobierno estaría liquidando los latifundios.

La United Fruit Company era respaldada por fuertes intereses, el abogado de la compañía era el Secretario de Estado John Foster Dulles y su hermano Allen Dulles era el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), por lo que las reformas fueron calificadas por el gobierno norteamericano como una amenaza a sus intereses.

Así comenzó la campaña de desprestigio anticomunista, presentadolos como una feroz amenaza para la tranquilidad del hemisferio y la cual concluyó en una invasión desde Honduras en junio de 1954 y el derrocamiento del gobierno constitucional. Esta fue la primera intervención directa de la CIA en América Latina.

Causas del golpe de estado en Guatemala en 1954

Ley de reforma agraria con el propósito de separar las grandes propiedades.

United Fruit Company: Mayor poder económico y político en los años 50 tras la fusión de 21 compañías de bananas que poseían el 70 por ciento de la tierra cultivable.

Consecuencias

Fue la primera intervención directa de la CIA en América Latina.

El golpe de estado contra Arbenz y el pueblo trabajador guatemalteco mantuvo intactos los intereses del imperialismo y de la oligarquía.

Inauguró un prologado periodo de décadas de terror sangriento contra trabajadores, campesinos pobres, estudiantes, entre otros.

Dejó un saldo de al menos 200 mil asesinatos y desaparecidos políticos.

Washington impuso un nuevo gobierno militar, lo armó y le señaló una lista de personas que debían ser eliminadas de inmediato.

Actualidad

Desde la invasión estadounidense en 1954 la clase dominante, el ejército y sucesivos presidentes de facto o electos, han sido fieles cumplidores de una política de sumisión y entreguismo hacia el imperio estadounidense.

La presencia permanente o eventual de un ejército extranjero en Guatemala los han convertido en un país ocupado, cuestionando su soberanía y dignidad nacional. Telesur