ICE se queda sin dos cárceles en California y los migrantes tendrán que ser trasladados a otros estados

Univisión. Dos cárceles para inmigrantes en California ampliamente criticadas por supuestos maltratos y abusos dejarán de recibir detenidos del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) a partir del 1 de agosto, cuando se vence un viejo contrato que ha tenido la agencia federal y el Sheriff del condado de Orange (OCSD).

El anuncio lo hizo este miércoles el sheriff Don Barnes, citando una serie de medidas para brindar una mejor atención a un creciente grupo de reos con enfermedades mentales que llegan a sus penales. Advirtió, sin embargo, que la cancelación del acuerdo con ICE afectaría a los migrantes y a sus familias.

“Desafortunadamente, basados en el lenguaje de la ley santuario SB 54, es posible que esas personas detenidas en nombre de ICE sean transferidas fuera de California, separándolas de sus familias que viven en este estado”, expresó Barnes en un video publicado en Twitter.

ICE, por su parte, coincide en que esta decisión no solo afectará sus operaciones, sino a los que visitan a las personas bajo su custodia, incluyendo parientes y representantes legales.

“Ahora, en lugar de estar cerca de miembros de la familia o abogados locales, ICE tendrá que depender de su sistema nacional de espacios de camas en centros de detención para ubicar a los detenidos en lugares más alejados, lo que reduce las oportunidades de visitas personales y la coordinación con abogados”, mencionó la dependencia en un comunicado.

Una vez que el contrato se termine formalmente, ICE tendrá un plazo de 120 días para reubicar a sus detenidos, indicó Barnes. Según organizaciones, los primeros cinco años de este acuerdo le dejaron al Sheriff del condado de Orange una ganancia de 100 millones de dólares.

El final de esta colaboraciónde la agencia federal con las autoridades locales se revela unas semanas después de que el sheriff del condado de Los Ángeles (LASD), Alex Villanueva, limitara la presencia de funcionarios migratorios en sus cárceles, estaciones policiales y en cortes de su jurisdicción.

No es el primer revés que recibe ICE. En 2017 se quedó sin la cárcel municipal de Santa Ana, que tenía un módulo especial para reos de la comunidad LGBT, también objeto de múltiples denuncias.PUBLICIDAD

Las dos prisiones del condado de Orange que desde 2010 albergaban inmigrantes detenidos son Theo Lacy y James Musick. Ambas tienen capacidad para recibir a un máximo de 958 migrantes. El Sheriff de OC recibe un pago de 118 dólares diarios por cada persona bajo custodia federal.

Ambos penales han tenido a más de 10,440 migrantes entre julio de 2015 y octubre de 2018, según un reporte que hace un par de meses publicó la Fiscalía general de California tras inspeccionar 10 centros de detención de ICE en el estado.

Los investigadores estatales encontraron que la mayoría de los detenidos en esas cárceles son originarios de México. Aunque el período que pasaron en cada una de estas es distinto: mientras en Theo Lacy el promedio de estadía es de 107 días y un detenido permaneció más de dos años y medio; en Musick pasaron un promedio de 81 días y un migrante se quedó ahí por más de cuatro años.

Por: Isaias Alvarado.