Gobierno de Ortega revela su agenda de diálogo y convoca a la OEA

La Prensa. El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo hizo pública este sábado su agenda de negociaciones con la Alianza Cívica, en la cual ofrece reformas electorales para los comicios de 2021, liberación de presos políticos no juzgados y revisión de expedientes condenados, además de gestiones internacionales para suspender las sanciones económicas a su régimen.

En un comunicado oficial de la cancillería de la República el régimen ofrece cinco temas de discusión en la mesa, siendo el primero de ellos las reformas electorales para elecciones “justas y transparentes” hasta 2021 con acompañamiento de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Fortalecimiento de las instituciones electorales en Nicaragua a través de la implementación de las recomendaciones de la misión de acompañamiento electoral de la OEA y propuestas de reformas electorales que perfeccionen procesos electorales, libres, justos y transparentes”.

El régimen ofrece discutir “justicia y reparación”, además de revisar los expedientes de manifestantes presos, pero sin reconocerles la calidad de reos políticos y reiterarles un estatus de delincuentes comunes: “Liberación de los presos en el contexto de hechos delictivos acontecidos a partir de abril de 2018 en contra del Estado de Nicaragua, que aún no han sido juzgados, y los juzgados. Se revisarán sus expedientes, situación que no conlleve a la impunidad”.

La dictadura también propone discutir los derechos constitucionales arrebatados a los nicaragüenses desde abril de 2018, pero sin citarlos o reconocerlos como derechos violados por la administración Ortega-Murillo: “Continuar fortaleciendo las libertades, derechos y garantías establecidas en la Constitución Política de la República”, dice la cancillería.

Y los dos últimos temas de su agenda hecha pública este sábado son la suspensión de las sanciones internacionales en contra de funcionarios orteguistas involucrados en actos de corrupción y violación de derechos humanos.


“Realizar gestiones internacionales para la obtención de apoyo a la implementación de los acuerdos finales de la negociación y hacer un llamado a la comunidad internacional a suspender toda sanción en contra del pueblo nicaragüense, para facilitar el derecho al desarrollo humano, económico y social de Nicaragua, favoreciendo a los sectores más vulnerables de la población”, dice el documento orteguista