Expulsan del Poder Judicial a ciudadanos dedicados a realizar ventas en los alrededores.

Han sido expulsados de su área de actividad en la sede del Poder Judicial, los compatriotas que se ganan la vida a través de sus ventas.

Estos hombres y mujeres obtienen recursos por su propia cuenta. Muchos de estos humildes ciudadanos se trasladan desde zonas lejanas, con la esperanza de realizar sus actividades comerciales que les permitan ganarse la vida.

Unos ofrecen semillas; otros, venden tamales; un grupo más, se esfuerza por colocar golosinas y refrescos para complacer la demanda de los clientes; en su mayoría, abogados, periodistas que cubren la fuente y ciudadanos comunes que realizan trámites diversos.

Los afectados manifestaron que han sido notificados de su desplazamiento, supuestamente por una orden expresa del presidente de la Corte Suprema de Justicia, Rolando Argueta, con el pretexto de mejorar la imagen de ese Poder del Estado.