Estadounidense escala 1.500 metros de cerro argentino sin elementos de seguridad

Durante los últimos meses, el alpinismo adquirió una notoriedad inusitada debido al éxito del documental Free Solo. Ganadora del Oscar de este año en su categoría, cuenta el periplo del estadounidense Alexander Honnold para escalar los 900 metros de la formación rocosa “El Capitán” en el valle de Yosemite, Estados Unidos, sostenido apenas por sus manos y sus pies.

Hace unos días, otro norteamericano logró una proeza que lo ubica junto a Honnold en el Olimpo de este deporte extremo. Y la llevó a cabo en la Argentina. Se llama Jim Reynolds y el 21 de marzo logró subir y bajar una pared de 1.500 metros del cerro Fitz Roy (cuyo pico tiene 3.359 metros) llamada Afanassieff. Lo hizo sin utilizar ningún elemento de seguridad, informó Infobae.

Reynolds, de 25 años, es oriundo del estado de California y desde hace cuatro años trabaja en el equipo de búsqueda y rescate del parque nacional Yosemite, el mismo que alberga al “Capitán” dominado por Honnold. Habiendo participado en más de 70 rescates, Reynolds es más que consciente de las consecuencias que puede traer dar un paso en falso.

Jim Reynolds logró la hazaña en el área al escalar y descender una pared de 1.500 metros del cerro ubicado en la provincia de Santa Cruz

El alpinista pasó tres meses en el Chaltén preparándose. A modo de práctica, subió otros tramos del cerro conocidos como las agujas Rafael Juárez (2.450 metros) y Saint-Exupéry (2.558 metros), aunque en este caso descendió por unas vías distinta a la de su ascenso. También participó del rescate de un japonés que se accidentó en febrero.

Reynolds tenía la intención de llevar a cabo el recorrido en la segunda semana de marzo, pero decidió posponerlo luego de que una súbita punzada de intuición lo llevara a concluir que el momento no era el indicado.

Llegado el día ideal, Reynolds comenzó su ascenso. Aunque medios especializados indican que el nivel de dificultad técnico de la vía Afanassieff es menor a la de, por ejemplo, “El Capitán”, destacan que su naturaleza -plagada de nieve y agua- y longitud lo colocan a una altura considerable.

Además, decidió subir y bajar sin más elementos que zapatos de alpinismo, magnesio para contrarrestar el sudor de las manos, un litro y medio de agua y unas barritas de cereal.

Aunque también llevaba una soga y algún otro elemento en caso de enfrentar una contingencia -como lo podría ser una inclemencia climática- Reynolds se dio cuenta que se había olvidado el arnés en la base.

Para aquellos que estén interiorizados en el mundo de alpinismo, o quienes hayan visto Free Solo, la sola noción -o aún visión- de un recorrido similar probablemente provoqueuna no tan ligera sensación de vértigo.