En una semana: Honduras llegará a los 2,000 casos positivos de covid y 20,000 sospechosos

Pruebas par detectar covid-19.
Empleados de funerarias en cuarentena. Foto El Sol.

Honduras ya llegó al punto irreversible en el manejo de la pandemia. Será imposible disminuir la multiplicación de los casos y, ante dicho escenario, apenas se puede luchar para reducir la tasa de mortalidad, alertaron los especialistas en modelos matemáticos-epidemiológicos.

Los estudios sobre el comportamiento de la pandemia concuerdan que, en cuestión de horas, los diagnósticos positivos alcanzarán la cifra de 2,000 y los sospechosos llegarán a por lo menos 20,000.

En tanto el virus se disemina velozmente y se extiende la capacidad de diagnóstico, se estima que en el país serán confirmados un promedio de cien pacientes diarios en las semanas que siguen.

Los especialistas insisten en que la práctica de pruebas rápidas de detección tiene que ser masiva. Es un imperativo y es la única forma de “aplanar la curva”.

La meta es aumentar progresivamente las muestras diarias hasta completar mil, en promedio. Por esta razón es que se espera que otros cinco laboratorios privados sean integrados esta semana en el procesamiento de pruebas de detección.

Sólo así será posible disminuir el porcentaje de letalidad del nuevo virus que, durante las siete semanas transcurridas desde el diagnóstico de los primeros episodios, ha variado entre nueve y 10 por ciento, la más alta de la región.

Además de ir a la caza de la población con signos de alarma y de aquéllos calificados como asintomáticos, es obligatorio que los pacientes infectados sean llevados a centros de aislamiento y que no se les permita estar en sus casas para evitar más contagios.

Los epidemiólogos están alarmados, particularmente frente a las estadísticas que muestra la incidencia del nuevo virus en Cortés y en Francisco Morazán, departamento este último donde los casos se han elevado hasta en un 800 por ciento.

Los dos términos señalados encabezan la lista de los mayormente infectados. Siguen: Colón, Yoro, Atlántida y Santa Bárbara. Únicamente Islas de la Bahía, Ocotepeque, Olancho y Gracias a Dios no reportan diagnósticos por ahora.

Un dato sobre el cual se ha puesto el acento es que el grupo de la población más afectado es el que se sitúa entre los 31 y los 60 años. Los jóvenes son, especialmente, los que están transmitiendo el Covid 19.

No menos importante es la alta vulnerabilidad que la peste ha desnudado entre la población de niños. Hasta el mes pasado, uno de cada 14 positivos era menor de edad; sin embargo, esta relación ha ido en aumento.

Honduras ingresó en la fase en la cual el virus circula libremente, la propagación de casos ya no puede ser revertida y nada más queda batallar para que los enfermos no lleguen a los estadios de gravedad que requieren hospitalización e ingresos en unidades de cuidados intensivos.