En pleno invierno y represa El Salto en El Progreso presenta bajos niveles

Represas Honduras secas

El Progreso, Yoro. Hay un conocido refrán que dice: “No se ve la importancia del agua, hasta que el río se seca”, y es precisamente ahora que la represa El Salto se encuentra con bajos niveles de agua en pleno invierno, que los progreseños empezamos a vivir los efectos de los crímenes ambientales que por muchos años se vinieron dando en la montaña de Mico Quemado.

Y a pesar que expertos en la materia venían advirtiendo que en un corto tiempo se estaría secando por completo el río Pelo, que es el único afluente que abastece a esta represa, por muchos años continuó la deforestación, la quema y siembra de palma africana en la zona de reserva de dicha montaña.

Al respecto de este delicado tema, el ingeniero Glen Gutiérrez como empleado del SANAA, hace un tiempo atrás manifestó que ya se habia perdido en más de la mitad la producción de agua del referido riachuelo, el que solo unos años atrás era conocido como un caudaloso río.

Y pese a este alarmante pronóstico y de campañas de reforestación, de un gran esfuerzo de las autoridades municipales con la implementación de una policía forestal, parece que todo el daño hecho a la naturaleza ahora “le está pasando la factura” a los progreseños.
Pobladores que en los últimos días se han visto sorprendidos con severos racionamientos de agua, por los bajos niveles de la represa de El Salto y el colapso de varias bombas de agua de los pozos ubicados en puntos estratégicos de la ciudad.


Por todo lo anterior no debemos seguir siendo indiferentes ante este grave problema, permitiendo que la avaricia y la ambición desmedida de unos pocos, nos siga afectando a muchos y que se continúe con la destrucción de las pocas fuentes de agua que apenas nos quedan.

Por: Mario Rodríguez