En menos de 45 días, seis muertos y varios heridos se reportaron en centros penales

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Roberto Herrera Cáceres, cuestionó el alto grado inseguridad que se vive al interior de los centros penales al registrarse en menos de 45 días tres hechos violentos que dejaron como saldo, al menos seis muertos y cerca de 30 heridos.

El ombudsman hondureño declaró que los constantes enfrentamientos en los centros penitenciarios solo reflejan la falta de seguridad y que no se garantizan adecuadamente los derechos humanos de esa población, principalmente en las cárceles de máxima seguridad.

“El Estado tiene que actuar siempre para proteger la seguridad de las personas que están privadas de su libertad especialmente en los centros de alta seguridad en los que también se han estado manifestando problemas últimamente”, dijo.

Entre junio y julio del presente año se han registrado tres hechos violentos, uno en la Penitenciaria Nacional de Tamara, otro en el Centro Penal de Ilama, Santa Bárbara y el último en el Centro Penal de Santa Rosa de Copán con un saldo trágico de seis muertos y decenas de heridos y lesionados.

El miércoles 24 de julio , un privado de libertad resultó muerto y otros cuatro heridos en un amotinamiento y tiroteo, en el interior del Penal de Santa Rosa de Copán, mientras se realizaba un taller de capacitación.

El 12 de junio pasado, la Penitenciaria Nacional de Tamara fue escenario de un nuevo enfrentamiento entre miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) y reos comunes conocidos como “Paisas” que dejó como saldo 3 privados de libertad muertos y decenas de heridos, lesionados y fracturados.

A estos hechos violentos se suma al suscitado, el pasado 30 de junio recién pasado, en el Centro Penal de Ilama, Santa Barbara, donde perdieron la vida los internos Duanys Vásquez Espinal (19) del Módulo 6 y Junior Daniel Membreño de (23) del módulo 5, por causas aún desconocidas.

El Centro Penal de Santa Rosa de Copán tiene capacidad para 350 personas, pero cuenta en la actualidad con una población de 782 internos, es decir, más del doble de su capacidad, además, se estima que la mitad de la población recluida no cuenta con sentencia.

Se estima que, al 2019, la población penitenciaria supera los 21 mil privados de libertad en todos los centros penales del país