En 20,000 millones de lempiras está proyectado el déficit fiscal para 2019

Para 2020 la diferencia entre entradas y salidas de dinero llegaría a 22,000 millones.
Para 2020 la diferencia entre entradas y salidas de dinero llegaría a 22,000 millones.

El Fondo Monetario Internacional ha dibujado un cuadro macroeconómico más alentador para el año próximo, pese a un menor ritmo de crecimiento del Producto Interno Bruto.

El organismo externo, cuya misión concluyó recientemente una visita al país, ha llamado la atención sobre la necesidad de mantener bajo control el gasto e impulsar la generación de ingresos.

Uno de los temas mencionados como importantes en el manejo de las finanzas públicas es el déficit fiscal de la Administración Central, que se refiere al desbalance entre los ingresos y los egresos.

El Gabinete Económico ha proyectado para finales de este año un déficit de alrededor de 20,000 millones de lempiras y, en 2020, la diferencia entre entradas y salidas de dinero llegaría a 22,000 millones.

Se calcula que los ingresos totales de fondos en 2018 sumaron 114,000 millones contra gastos por 133,000 millones. En 2019, la salida de recursos rondaría los 145,000 millones.

Y en 2020, la relación sería de 135,000 millones entre ingresos y donaciones, frente a 157,000 millones en concepto de gastos totales, especifican documentos del Ministerio de Finanzas.

Según estos registros, en el período entre 2014 y 2017, el déficit fiscal del Gobierno Central tuvo una variación entre los 13,000 y 18,000 millones de lempiras.

Y en el lapso entre 2010 y 2013, el desbalance osciló entre 14,000 millones y 30,000 millones. Esta última cifra, registrada en 2013, es la más alta en una década.

En agosto de este año el Gabinete Económico revisó el déficit fiscal y proyectó que para este año será de dos por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que para 2020 se situaría en 1.8 por ciento.

El Fondo Monetario ha recomendado reducir las exoneraciones fiscales y fortalecer los esfuerzos de la administración tributaria, con el fin de mejorar la transparencia del gasto público y construir iniciativas que proporcionen recursos adicionales.

Sobre el caso de Honduras, el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), concluye que el déficit fiscal en este país se ha mantenido en los últimos años, pero a costa de aumentar la presión tributaria y las desigualdades sociales entre la población.