Empresarios exigen identificar y castigar a vándalos metidos en las protestas

1.-

Si las clases no se reanudan el lunes próximo en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, el período académico tendrá que ser cancelado, advirtió hoy el rector Francisco Herrera.

A juicio del funcionario, el tramo de clases perdidas por las tomas que ha reivindicado el Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), todavía puede ser recuperado.

Sin embargo, para salvar el segundo ciclo que debió iniciar desde hace casi un mes, los portones de la Alma Mater deben estar abiertos, acotó en seguida Herrera, en comunicación con Diario Matutino.

Los estudiantes llegaron esta mañana a Ciudad Universitaria, con sede en Tegucigalpa; no obstante, se encontraron con que el acceso sigue cerrado por los “encapuchados” que todo este tiempo han impedido el desarrollo de las clases.

La situación crítica es semejante en la Universidad del Valle de Sula, donde ya se volvió una costumbre la obstrucción de la entrada al establecimiento de enseñanza superior.

2.-

Debido a las tomas, las audiencias programadas por el Poder Judicial en casos destacados han debido ser canceladas.

Uno de estos expedientes que tienen retraso en su desarrollo es el que corresponde al ex alcalde de Yoro, Arnaldo Urbina, acusado por los delitos de malversación de caudales públicos y abuso de autoridad.

3.-

Es legítimo el derecho a protestar por causas justas, pero la sociedad hondureña no puede permitir que los niños estén fuera de clases y que los enfermos no reciban atención en los hospitales.

Tampoco pueden ser tolerados los actos vandálicos registrados al calor de las movilizaciones, significó este viernes el presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (COHEP), Juan Carlos Sikaffy.

En conversación con Diario Matutino, el titular de la iniciativa privada, condenó los saqueos masivos a negocios y emprendimiento que han derivado en pérdidas no cuantificadas.

Estos pequeños grupos que generan anarquía contribuyen a crear más pobreza y desesperanza en el país, manifestó más adelante Sikaffy al exigir a los operadores de justicia una oportuna reacción dirigida a proteger la vida y los bienes de los hondureños.

Textualmente, el presidente del COHEP reiteró: “Pedimos que los violentos sean identificados, capturados y puestos a las órdenes de los tribunales de justicia, con el fin de hacer caer sobre ellos todo el peso de la ley”.

La demanda enérgica para el Gobierno está dirigida a que haya cambios, se ponga un alto a la corrupción, se privilegie el respeto a la seguridad ciudadana y jurídica y que se coloque un freno al abuso del poder y los excesos de la burocracia, expuso Sikaffy.

Para concluir, el empresario razonó: Honduras merece vivir en paz, honestidad y justicia. Asimismo, exhortó: Las partes en conflicto deben sentarse a dialogar; si no es así, la polarización se desbordará y se colocará en más riesgo la inversión y la creación de empleos.

4.-

Una serie de compromisos asumió el Gobierno para ponerle fin a la rebelión de un grupo de policías y agentes de la unidad especial “TIGRES”.

Las negociaciones que concluyeron la madrugada de este viernes están apoyadas en ocho acuerdos, entre los que se destacan: Agilizar los procedimientos de alimentación en unidades metropolitanas, proveer de uniformes a los efectivos en plazos de sesenta días y garantizar el acompañamiento en casos judiciales.

También se convino la realización de reuniones periódicas, garantizar los derechos humanos, no perseguir a los agentes involucrados en el movimiento de reivindicación, permitir el traslado voluntario en función de cambios internos y asignar al Comisionado de los Derechos Humanos el papel de garante de la solución alcanzada.

5.-

– Encapuchados se dieron a la tarea este viernes de azuzar a los estudiantes del Instituto Jesús Milla Selva de la capital para crear caos y tomarse las instalaciones del establecimiento. La Policía ha llegado para restablecer el orden y permitir la normal impartición de clases.

– El precio de las papas y de los productos lácteos refleja una sustancial reducción en las ferias del agricultor. El resto de los bienes de consumo como son los granos básicos, los huevos, las carnes, las frutas y las verduras conservan su valor.