Elton John golpea las teclas del piano y sacude al planeta

Titular las siguientes líneas a modo de comentario personal sobre el film ROCKETMAN con esta frase rescatada de Guiles Martín, director musical de la película, es más que necesario para describir lo fabuloso que es entrar a través del cine en el mundo personal de uno de los iconos más extravagantes y geniales de nuestro tiempo.

El cine de este tiempo está apostando por contar esas historias que se generan desde las carreras y las vidas de las estrellas de la música del siglo XX, recordamos recientemente “Worried about the boy” biopic de Boy George; “Love and mercy” sobre Los Beach Boys (2014); “I saw the light” sobre el cantante Hank Williams (2015); “Amy” sobre Amy Winehouse (2016) “Bohemian Rapsody” sobre Fredy Mercury (2018), así como tendremos pronto en propuestas, biópic musicales sobre David Bowie, Elvis Presley, y nuevos acercamientos a la vida de John Lenon y Boy George.  

ROCKETMAN es una fabulosa exploración onírica y extravagante sobre la vida de Elton John, o mejor dicho, sobre su fantasía real, como él mismo ha expresado, los muy altos y los muy bajos que han definido su carrera y su vida. Es necesario mencionar que actualmente, él es una de las estrellas que gracias a rehabilitación ha podido encontrar un equilibrio en su vida personal después de haber tocado fondo, ahora esposo, padre de familia y uno de las estrellas más altruistas de nuestra sociedad.

La película está cargada de especiales secuencias surrealistas y maravillosas, la trama nos envuelve en la estrepitante y dramática subida al éxito de Elton John y la fuerza maravillosa que ha producido talvez el colectivo musical irrompible más exitoso del mundo del Pop y el Rock, (Elton John y Bernie Taupin), ellos a través del vínculo de la amistad, lograron crear una lista de éxitos invaluable, John y Taupin, la fuerza musical y vocal junto a el artista detrás de las magnificas letras de las canciones, líricas inolvidables como “Daniel”, “Nikita”, Candle in the wind”, “Sacrifice” y “Rocketman” entre muchas otras.

Del elenco se podrán decir muchísimas cosas, aquí apenas quiero esbozar las magnificas actuaciones de sus dos principales protagonistas. Taron Egerton está impresionante personificando al gran Elton y cuenta con el soberbio apoyo actoral del siempre fabuloso, Jamie Bell como Bernie Taupin.

Bell, a quién recordamos debutar muy jovencito como Billi Elliot hace ya varios años, nos da aquí una de las mejores interpretaciones de sus últimos años. El resto del elenco está sencillamente espectacular, principalmente la bella Bryce Dallas Howard, como la madre de Elton, Sheila Farebrother.

Dentro de la película vemos, lo crucial de la ausencia paterna y la importancia de la fuerza femenina alrededor del niño que, entre su madre y su abuela forjaron como pudieron la esencia que luego se transformó en “la eterna búsqueda de amor” por parte del niño.  

Creo que a todos los que sólo conocíamos de Elton John la estrella, y no de la persona detrás de ella, algo que nos sobrecogerá en la película es ese viaje de un niño en busca de amor, es la parte más esencial del filme y representa toda la magia que el director Dexter  Fletcher y el guionista Lee Hall proponen, condimentada con  el extraordinario hechizo y encanto de las seductoras notas de la música del mismo Elton John en unas nuevas versiones de sus propias canciones.

ROCKETMAN recientemente aclamada en el Festival de Cannes, comienza su camino amarillo hacia el reconocimiento de crítica y público, y sabemos que dará muchísimo de que hablar en los siguientes meses, no podemos perder la oportunidad de verla en nuestras salas de cine ahora que esta disponible y disfrutar de una de las más bellas y turbulentas  películas del momento .