El Salvador: LECC se sitúa a la vanguardia en Centroamérica en acreditación de calidad

El salvadoreño Laboratorio Especializado en Control de Calidad (LECC), una empresa dedicada a validar la calidad de diversos productos, se ha convertido en el primero de ese país y de toda Centroamérica en alcanzar la acreditación para la última actualización de la norma de calidad ISO/ IEC 17025:2017.

La acreditación, otorgada localmente por el Organismo Salvadoreño de Acreditación (OSA), sitúa a LECC como pionero y a la vanguardia en términos de estándares de calidad dentro de los laboratorios de ensayos.

LECC maneja actualmente un portafolio de al menos 300 clientes en los segmentos de alimentos, aguas y medicamentos.

Alejandra Avelar, directora del OSA asegura que para todos esos clientes, la referida acreditación representa resultados confiables, tiempos de entregas adecuados y procesos con total confiabilidad no solo a escala nacional sino también internacional, ya que esta proviene de un laboratorio con estándares mundiales que tienen validez en cualquier parte.

La directora administrativa y responsable del sistema de gestión de LECC, Ligia Elizabeth Salazar Venegas, señala que el proceso para lograr la acreditación a la norma ISO 17025 requirió una inversión cercana a los $10,000 y se alargó durante prácticamente todo 2018, un tiempo en el que se prepararon con capacitaciones y equipo, e integraron software y hardware nuevos.

“Implementamos mejoras en el sistema, más controles en los equipos. Todo el proceso nos llevó un año entero. Para enero de este año ya estábamos listos y nos evaluó el OSA. Con esto estamos fortaleciendo al sector exportador en general”, indica Salazar Vanegas.

Avelar sostiene que la última versión de la acreditación es la ISO/ IOE 17025:2005. Sin embargo, desde  2017 y hasta 2020 los laboratorios que así lo deseen y puedan hacerlo, tendrán la posibilidad de someterse a la evaluación pertinente para hacer la transición que puede demorar no menos de ocho meses.

En el caso de LECC, la acreditación de la norma es para 65 ensayos o tipos de pruebas, lo que cubriría al menos el 80 % de las pruebas en alimentos y un 50 % de aguas, indica Salazar Venegas.

Reina de Acosta, directora de la Dirección General de Medicamentos, reitera que el beneficio de obtener esa certificación es para todas las empresas que requieran un ensayo porque cuentan con resultados alineados a estándares internacionales.

“Esto le da garantía a las empresas que los productos que llevan a los consumidores son de calidad”, indica.

De Acosta destaca que con esta acreditación el país consolida su posición como pionero en la regulación tanto farmacéutica como de calidad en alimentos.

LECC cumplió este año 33 años de trabajar en El Salvador para la mejora de la calidad de medicamentos, alimentos y aguas renovándose de acuerdo con las exigencias internacionales y locales. El Economista