El Salvador: Brisa y sol en las playas de La Libertad

Elsalvador.com La brisa de hasta 60 kilómetros por hora, anunciada por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), refrescó a los veraneantes que llegaron a las playas de la Libertad este Sábado de Gloria. A pesar de los vientos nortes, miles de salvadoreños llenaron la playa El Majahual.

Entre familias, grupos de amigos y parejas, los bañistas disfrutaron de una de las playas con mayor afluencia del país. Los partidos de fútbol, castillos de arena y paseos a caballo, formaban la postal característica del sitio.

A media mañana, los rayos del sol demandaban de alguna sombrilla playera o cualquier forma de resguardo. Para la familia Escobar González, unos salvadoreños radicados en Mixco, Guatemala, la falta de sombra solo les hizo poner en práctica la creatividad y con cuatro palos y sábanas improvisaron un toldo.

El calor también favoreció a los comerciantes que, con la venta de minutas, cocos, mangos en flor, bebidas, cócteles de concha y ceviches, deleitaron el paladar de turistas. Los precios en esta playa siempre son asequibles.

Por el alto nivel de afluencia, la playa siempre cuenta con brigadas de socorristas, como la de Cruz Roja, que prevenía a bañistas de las zonas de mayor riesgo. Instituciones de seguridad como Fuerza Armada y Policía Nacional Civil realizaban constantes patrullajes por la zona para resguardar a los turistas.


Con ambiente de fiesta y opciones de restaurantes y bares para gustos más exigentes, la playa El Tunco cumplió las expectativas de turistas, muchos de ellos, extranjeros.

Carlos Andrés Hurtarte y su esposa Virginia Cabarcas, de Guatemala y Colombia, respectivamente, decidieron pasar la vacación en este lugar de la costa.

“La hospitalidad de los salvadoreños es muy buena, son muy amables. El país tiene un gran potencial con sus playas.

La condición de las carreteras me impresiona, está mucho mejor organizado que en Guatemala”, comentó Hurtarte.

A pesar que desde 2015 la playa se vio cubierta por piedras, que fenómenos naturales arrojaron, estas han ido volviendo al mar y han despejado la arena, según los lugareños.