El papa Francisco preocupado ante la crisis en Ecuador y pidió paz social

El papa Francisco dijo hoy estar preocupado por la ola de protestas que vive Ecuador desde hace diez días y pidió “la paz social, con especial atención a las poblaciones más vulnerables, a los pobres y a los derechos humanos”.

Momentos antes del rezo del Ángelus, el papa dijo seguir “con preocupación” la situación en el país junto con los participantes del Sínodo de Obispos de la Amazonía que está celebrando este mes el Vaticano.

Francisco afirmó unirse al “dolor por los muertos y los heridos” y animó al país “a buscar la paz social, con especial atención a las poblaciones más vulnerables, a los pobres y a los derechos humanos”.

Las manifestaciones comenzaron hace 10 días cuando Moreno firmó un decreto para eliminar los subsidios al diésel y a la gasolina “extra”, con lo cual el preciopasó a estar en función de los valores internacionales: el galón de diesel podría pasar de 1,03 dólares a 2,27, mientras que la gasolina extra, de 1,85 a 2,30 dólares. Con esta medida, el Estado espera ahorrar 1.546 millones de dólares al año.

Según las condiciones del acuerdo de financiación de 4.200 millones de dólares firmado este año con el FMI, Ecuador debía introducir reformas a la legislación para que el Fondo continúe desembolsando sus próximos tramos de préstamos a bajo interés. Moreno dijo que el objetivo de las medidas es liberar recursos para apoyar a los empresarios, sobre todo a las pequeñas y medianas firmas.

El mandatario amplió ayer el toque de queda por el recrudecimiento de las protestas del movimiento indígena, que este sábado tomó y paralizó la ciudad de Quito mediante una masiva operación de marchas y piquetes, a la vez que miles de militantes se enfrentaban a las fuerzas del orden en el centro de la ciudad.

Ayer, además, los manifestantes tomaron por la fuerza la sede de la Contraloría General del Estado de Ecuador en Quito, donde provocaron destrozos en mobiliario y documentos, según informaron medios locales y testigos.

En este escenario, y a 11 días del comienzo del caos, Moreno prometió que “analizará y revisará” el Decreto 883, que eliminaba el subsidio. “Analizaremos y revisaremos conforme el pedido que han hecho organizaciones indígenas y sectores sociales el Decreto 883 para estudiar sus efectos, para asegurar que los recursos lleguen al campo, para que las comunidades y los beneficiarios manejen sus propios recursos”, ha indicado el mandatario en un vídeo publicado a través de su cuenta en la red social Twitter.

El mandatario, además, adelantó que propondrá un bono de USD 20 mensuales que pagarán las empresas privadas a sus empleados: “Trabajamos para apoyar a quienes han tenido que botar su leche o han perdido sus cultivos, producto de la paralización. Escuchamos a todos los sectores”.

Mareno también adelantó que el proyecto de ley que se enviará al Parlamento se analizará la reducción de sueldos y recorte de vacaciones a funcionarios públicos. “Incluiremos, además, un impuesto para grandes empresas, aquellos que más ganan serán quienes más contribuyan al país”, prometió.

El Gobierno ecuatoriano y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), impulsora de las protestas que han sacudido el país en los últimos días contra los planes de austeridad de las autoridades, han aceptado comenzar un diálogo para revisar esta propuesta de normativa que ha desatado uno de los disturbios más graves de la historia reciente en el territorio ecuatoriano.

La Conferencia Episcopal de Ecuador y el Sistema de Naciones Unidas en el país han informado que la primera reunión entre el Gobierno y el movimiento indígena se celebrará este domingo en Quito. “Tras mantener contactos con el Gobierno y con las organizaciones del movimiento indígena, la primera reunión de diálogo está convocada para el día 13 de octubre a las 3 de la tarde en Quito”, han anunciado en un comunicado conjunto.

El sistema de la ONU en Ecuador y la Conferencia Episcopal han expresado su confianza en la “buena voluntad de todos para establecer un diálogo de buena fe y encontrar una pronta solución a la compleja situación que vive el país”. Infobae.