CONADEH lamenta crisis nacional de salud y educación

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), cuestionó hoy que aún persista la falta de dialogo entre el Gobierno y el gremio magisterial y el de los médicos y aseguró que la agudización de la crisis nacional de salud y educación impacta en la dignidad humana de los habitantes.

El Ombudsman hondureño urgió a las partes iniciar de urgencia un diálogo donde no existan amenazas ni precondiciones y se excluya la violencia por ser incompatible con la reivindicación de los derechos humanos.

A continuación el comunicado emitido por el CONADEH:

Ante la agudización de la crisis nacional en salud y educación y su impacto en la dignidad humana de todos los habitantes, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), expresa las siguientes consideraciones y recomendaciones al Gobierno, sector social concernido y pueblo hondureño, en general:

1 . A más de un mes de ésta ya histórica crisis nacional en salud y educación, preocupa el hecho que aún no haya acercamientos, encaminados a poner fin a esta problemática que tiene un fuerte impacto sobre el goce de derechos humanos inalienables, como: la vida, integridad personal, salud, educación, libre circulación, seguridad alimentaria y otros derechos de los habitantes.

2 . Como parte de nuestras actuaciones continuaremos dando seguimiento y acompañamiento a todas las manifestaciones y teniendo reuniones con las autoridades para que se garantice el respeto del derecho a la protesta social; recibiendo representantes de organizaciones de sociedad civil para atender sus peticiones; e inspeccionando hospitales y centros de salud del país para verificar la situación y asegurar la atención de las personas que urgentemente la necesitan.

3 . Preocupa el nivel de confrontación alcanzado, por la disparidad de criterios en cuanto al contenido e implicaciones de los decretos ejecutivos de emergencia en salud y educación, situación que afecta principalmente a los niños, jóvenes y personas en condición de vulnerabilidad.

4 . En democracia, la mejor respuesta a la protesta social es el diálogo abierto, inclusivo, transparente y fructífero en perspectiva de visión de país.

El Gobierno tiene el deber de impulsar e incentivar ese diálogo, fomentando la confianza como vía idónea hacia acuerdos nacionales que constituyan la respuesta democrática a la protesta social. Los grupos sociales deben ser consecuentes con esa respuesta hacia el objetivo democrático esperado.

Llamamos a ambos sectores a reconocer la superioridad del respeto y protección de la dignidad humana que obliga a adoptar actitudes positivas para el inicio del diálogo.

Por estas y otras razones, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, recomienda iniciar inmediatamente un diálogo abierto, incluyente, transparente y fructífero que sea:

1 ) Excluyente de la violencia por ser ésta incompatible con la reivindicación de derechos humanos.

2 ) Con sujeción a los estándares internacionales de derechos humanos.

3 ) Con la conciencia de que nadie tiene el derecho de impedir o amenazar arbitrariamente los derechos humanos inalienables que corresponden individualmente, a todas las personas, sin excepción alguna.

4 ) Sin amenazas, represalias ni pre-condiciones, con obligación de resultados consensuados y fomento de la confianza en su cumplimiento, por medio de políticas públicas expresas.