CNA presenta líneas de Investigación en contra de expresidente Lobo por desvío de fondos

Por: J.R. Mass

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) presentó este día nuevas líneas de investigación sobre actos de deshonestidad, desvío de fondos y apropiación indebida de recursos.

La directora ejecutiva de dicho organismo, Gabriela Castellanos, afirmó que en el país los corruptos se rigen bajo estructuras de crimen organizado y añadió que no será bajada la guardia en la lucha a favor de la transparencia.

Concretamente, la denuncia fue presentada en contra del ex presidente, Porfirio Lobo Sosa y el secretario de Estado en el Despacho de Finanzas de ese período.

Los informes presentados hoy estiman que ambos funcionarios incurrieron en el delito de malversación de 25 millones de lempiras que eran fondos destinados a la ejecución de programas sociales, pero que fueron empleados para otros fines.

Las investigaciones del Consejo Nacional Anticorrupción revelan que el 4 de junio de 2013, Lobo Sosa solicitó por escrito al Patronato Nacional de la Infancia (PANI), una transferencia de 100 millones de lempiras que serían utilizados para programas de asistencia social.

En la misma fecha, la ex Primera Dama, Rosa Elena de Lobo, también pidió el traspaso de 150 millones de lempiras, supuestamente con el objetivo de potenciar ayuda social para los niños pobres del país.

En respuesta a las dos peticiones, el PANI autorizó el 28 de agosto de 2013 la transferencia de 150 millones de lempiras, especificaron los directivos del Consejo Nacional Anticorrupción.

El argumento esgrimido por el ex gobernante y su esposa para demandar la entrega de semejante cantidad de dinero es que la Presidencia atravesaba por una crisis financiera que dificultaba cumplir con obligaciones con sectores vulnerables de la población.

En réplica, Lobo Sosa admitió haber solicitado la transferencia de recursos, pero aclaró que la autoridad financiera de entonces tuvo que haber vigilado el cumplimiento legal de dicho proceso.

En comunicación exclusiva con HRN, el cuestionado ex presidente declaró: “Ellos están en su derecho de presentar la denuncia y yo, en mi derecho de defenderme”.

En seguida, rechazó que en Honduras estos casos son selectivos y, en alusión a la ex Primera Dama, sentenció textualmente: “Si lo que pretenden es callarme, están equivocados. Aquí no hay leyes. La confianza en el aparato de justicia cada vez se pierde”.