Claves de la polémica entre los presidentes de El Salvador y Venezuela

Presidentes de El Salvador y Venezuela
Foto / CNN Español.

Cuando parecía que la presión internacional en su contra podía empezar a amainar, al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, le ha surgido un nuevo y combativo rival en Nayib Bukele, el joven dirigente que desde el pasado verano dirige los destinos de El Salvador.

El presidente salvadoreño ordenó este sábado la expulsión de cinco diplomáticos venezolanos de su país y reconoció al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, como ya hicieron hace meses Estados Unidos y sus aliados en Latinoamérica y la Unión Europea.

Los países que lo reconocen acusan a Maduro de ser un gobernante ilegítimo por supuestas irregularidades en las elecciones de mayo de 2018 en las que revalidó la presidencia.

El gobierno de El Salvador expulsa a diplomáticos venezolanos y Maduro le responde con la misma medida

Luego vendría un cruce de agrios reproches entre ambos líderes, Maduro y Bukele.

Maduro, que participaba en La Habana en un encuentro internacional de organizaciones de izquierda, llamó “traidor y pelele del imperialismo” al presidente salvadoreño, que reaccionó en una serie de trinos en Twitter que tuvieron gran repercusión.

Bukele le exigió a Maduro “respeto” y le recordó las dificultades económicas por las que pasan los venezolanos pese a las grandes riquezas naturales de su país.

Estados Unidos amplía 12 meses el programa que protege de ser deportados a 260.000 salvadoreños

La administración Trump había decidido suprimir el TPS, pero una decisión cautelar de un tribunal de San Francisco lo mantiene provisionalmente con vida. De acuerdo con el gobierno salvadoreño, Washington aceptó extender su vigencia para los salvadoreños hasta un año después de que se resuelvan todas las demandas judiciales en curso.

Pero Villalona cree que más allá de las concesiones migratorias, la nueva afinidad entre ambos gobiernos obedece también al reparto de influencias en la América Latina.

En un momento en que el clima político regional parece tornarse más benévolo con la Venezuela chavista, la Cancillería venezolana acusa a Bukele de “suministrar un balón de oxígeno contra la menguante estrategia de Estados Unidos de intervención y bloqueo económico contra el pueblo de Venezuela”.

Villalona cree que “se buscaba un paso de ruptura en un momento en el que el Grupo de Lima (bloque de países americanos contrarios a Maduro) estaba muy debilitado y hay gran preocupación por los resultados de las elecciones en Bolivia y Argentina, en las que se impusieron formaciones de izquierda, y por las protestas en Chile contra el gobierno de Sebastián Piñera”.

La estrategia de la diplomacia estadounidense sufrió además un revés el pasado octubre cuando, pese a sus intentos por impedirlo, Venezuela fue elegida para ocupar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

Qué significa para El Salvador la llegada del presidente “millennial” Nayib Bukele (y cómo comienza su relación con Centroamérica y EE.UU.)

Antes que presidente, Bukele fue alcalde de la pequeña población de Nuevo Cuscatlán y más tarde de la capital del país, San Salvador, en ambos casos como miembro de candidaturas del FMLN.

“Entonces acumuló un gran capital político como dirigente progresista que luego aprovechó cuando se separó del FMLN dejándole sin gran parte de sus apoyos”, indica Villalona.

Ya en su época de alcalde, señala el experto, acuñó su “estilo” y comenzó a “enviar las señales fuertes de ataque en las redes sociales que les gustan tanto a sus seguidores”.

Para Breda, su capacidad para “conectar a través de las redes sociales con ese sector más joven de la población, que se sentía excluido de la política y cansado de años del FMLN es lo que explica la extraordinaria popularidad que disfruta Bukele en las encuestas”.

El presidente se jactó el pasado septiembre del 93% de popularidad que le atribuyó una encuesta de Gallup.

La situación en El Salvador

Según Villalona, “El Salvador no tiene el peso suficiente para decantar la cuestión abierta en torno a Venezuela”.

Más bien, cree que Bukele “podría estar intentando crear algo de ruido para desviar la atención sobre los problemas del país”.

“Aún es pronto, pero han pasado ya cinco meses desde que inició su mandato y se nota una cierta parálisis”, por lo que no se están cumpliendo las expectativas de cambio que alentaron su triunfo electoral tras años de desgaste del FMLN.

El Salvador no sufre la hiperinflación que aqueja a Venezuela, un país que han abandonado más de 4 millones de personas en los últimos años de crisis económica, pero también tiene problemas.

“No ha habido mejoras en el sistema de salud, ni en el empleo y ya ha habido señales de descontento de algunos colectivos, como los veteranos de guerra”.

Serán los avances en esas y otras áreas lo que, tanto o más que su actitud ante Maduro, juzguen los salvadoreños a la hora de valorar su gestión.

Fuente:

BBC: Bukele contra Maduro: 3 claves de la polémica entre los presidentes de El Salvador y Venezuela (y qué papel juega Estados Unidos)