Castigo ejemplar a Warner

Jack Warner, el expresidente de la Concacaf y exviceprecidente de FIFA, fue demandado por la Confederación de América del Norte, Centroamerica y el Caribe por robar millones de dólares al negociar de manera ilícita derechos de transmisión de partidos de Copa del Mundo y torneos regionales de la zona de la que era presidente. 

Según AFP, ante estas acusaciones, y luego de que el juez de la corte de Brooklyn, William Kuntz, lo hallara culpable, el trinitense tendrá que pagar 79 millones de dólares por daños y perjuicios a la Concacaf. En la acusación contra Warner en 2017 le imputan apropiarse de millones de dólares a costa del organismo, y señalan que cometió “actos ilegales”.

En la demanda asegura que no hay dudas de los actos delictivos de Warner y Chuck Blazer, que falleció en 2017, quienes actuaron en conjunto para enriquecerse por medio de sobornos y regalos a cambio de dar contratos de televisión y torneos de fútbol. Aceptaron dinero a cambio de que la confederación votara por Sudafrica para el Mundial de 2010.

Estados Unidos quiere extraditar a Warner para que sea juzgado en Nueva York, ya que en 2015 le adjudicaron ocho cargos entre los que sobresalen lavado de dinero y transferencia ilegal de dinero. FIFA le prohibió a Warner participar en cualquier cargo en el fútbol nacional o internacional de por vida. Concacaf intentará recuperar el dinero que les robó.