Caficultores advierten que no abandonarán la lucha

No abandonarán su lucha, hasta que las instituciones que manejan los fondos de la producción del café sean intervenidas y se les obligue a rendir cuentas.

Así lo han advertido los cultivadores del grano, quienes se han trasladado desde varias partes del país y desde ayer tienen tomadas las instalaciones del Instituto del Café (IHCAFÉ).

Los protestantes exigen que sean eliminadas las retenciones, que se avance en el consenso de una nueva ley marco y se planteen respuestas a la crisis generada por los bajos precios internacionales.

Se estima que solamente este año, serán retenidos entre 2,700 y 2,800 millones de lempiras con base en una cosecha proyectada entre 10 y 11 millones de quintales del grano.

El tema es bastante complejo. De un lado, un grupo de productores están en contra de la actual cúpula gremial y, de otra parte, un sector de peso respalda la gestión de tales cargos de jerarquía de administración cafetalera.

La caficultura es el soporte de más de 120,000 familias. La venta del aromático hondureño en el mercado internacional le deja al país divisas por alrededor de 1,200 millones de dólares anuales, una de las principales fuentes de ingresos para la economía local.

De su lado, el ministro de la Presidencia, Ebal Díaz, aseguró que el Gobierno no impondrá nada porque es una organización solida, en esa razón llamó a los caficultores a dialogar para encontrar una salida.