“Brightburn” y el lado siniestro de la infancia

Una superproducción que nos deja la incógnita si estamos ante una cinta de súper héroes o de terror.

El cine se ha encargado de alejarnos de la idea simplista que la infancia, por ende que las niñas y niños son seres angelicales y puros. Nos los ha presentado siempre como seres muy complejos, y en algunos casos, como portadores de las peores situaciones.  

Fácilmente recordamos la infancia del actor Macaulay Culkin que por un lado se hizo extremadamente famoso por su adorable personaje en la película “Solo en casa”, sin embargo, me gustaría traer ahora a la memoria una cinta casi olvidada de este terrible infante compartiendo pantalla en la película “El buen hijo” con el gran Elijah Wood, otro de mis actores favoritos que comenzó muy joven su carrera.

Hoy, Jackson A. Dunn un prometedor niño actor ya ha hecho historia en ser parte del casting de Avegers Endgame y ahora protagoniza BRIGHTBURN, esta subversiva película que dará mucho de que hablar en los siguientes años.

Del productor y director de la muy estimada película Guardianes de la Galaxia: James Gunn, nos llega esta propuesta fílmica que oscila también entre cine independiente y superproducción que nos cuenta el inicio de un personaje que seguramente tendrá secuelas.

A la pregunta, ¿si la película BRIGHTBURN, dirigida por David Yarovesky y escrita por los hermanos de James, Brian y Mark Gunn, es una película de genero de superhéroes o de Terror? La respuesta sería, ambas. Esta bien situada en ambos bandos y los llena con creces. Por un lado, una referencia obligada del personaje principal es el bondadoso Kriptoniano que fue encontrado desde niño por una familia de granjeros en Estados Unidos y que guiado por la moral y el buen hacer, defiende la vida en nuestro planeta.

El protagonista de BRIGHTBURN, Brandon Breyer a diferencia de Clark Kent, refleja conflictos personales que no le impiden hacer el mal y crear destrucción.

Es una película que no nos dejará indiferentes, con secuencias sorprendentes y muy frescas tomando en cuenta que en los últimos años estamos muy bombardeados por películas en ambos géneros.

Definitivamente no es una película para niños por su alto contenido de violencia, pero los adolescentes acostumbrados al género de terror y los adultos que vemos más allá del simple susto y el gore, encontraremos una necesaria renovación en estos géneros y ver en esta película las semillas de lo que puede ser un buen renacer hacia mas interesantes límites en este tipo de películas.

Hay que decir también que no deja de caer en los típicos tópicos del terror mas agresivo, por tomar como protagonista a un niño no podemos olvidar la gran cantidad de películas que toman como tema central al infante salvaje o la traumática etapa de infancia como germen que desate la maldad, fácilmente viene a la mente una interesantísima película de 2011 “Tenemos que hablar sobre de Kevin” protagonizada principalmente por Tilda Swinton, John C. Reilly y el gran Ezra Miller como Kevin y cuantos otros niños y niñas protagonistas que en su condición de “especiales” desatan el caos y las situaciones más difíciles de imaginar.

Desde Damian de la película “La profecía” hasta el horror asiático con Toshio Saeky en la película “La maldición”. No obstante, el tratamiento de esta película tiene algo diferente que logra hacernos esperar mucho más de este personaje.

En mi caso personal si me gustaría que le dieran seguimiento y que pronto veamos su evolución en un muy poderoso supervillano, a quien debamos detener.

BRIGHTBURN la película genera gran intriga en su título pues deja abierta la brecha para suposiciones y juegos de palabras con las iniciales B y B. pues el personaje protagonista se llama Brandon Breyer y firma con sus dos iniciales, pero “Brightburn” hace alusión al pueblo ficticio de Kansas donde se desarrollan estos acontecimientos, que por su pronunciación en inglés se asemeja a la expresión “nacido de la luz” siendo la oscuridad el mejor aliado de este antihéroe que circula por nuestras pantallas de cine comercial estos días.

Queda la invitación a no perdérsela y disfrutar de un buen momento de entretenimiento con el buen cine.