Betty Bloop cumple su 89 aniversario de creación

En Estados Unidos, con la Ley Seca (1920-1933), muchos bares y cabarets tuvieron que cerrar, y, en su lugar, se crearon clubs de jazz privados. En estos locales comenzaron a surgir un determinado tipo de mujeres a las que se las denominará Flappers.

Las flappers eran  mujeres jóvenes que usaban faldas cortas, no llevaban corsé, lucían un corte de cabello especial (denominado bob cut), escuchaban música no convencional (jazz), cuyos ritmos también les gustaban para bailar. Las flappers usaban mucho maquillaje, bebían licores fuertes, fumaban, conducían, con frecuencia a mucha velocidad, y tenían otras conductas similares, que eran un desafío a las leyes o contrarias a lo que se consideraba socialmente correcto.

Grim Natwick, un animador veterano de los estudios de Walt Disney y Ub Iwerks, dibujaba un caniche francés que según parece debía estar inspirado en la figura de Helen Kane, cantante y actriz estadounidense contratada por Paramount Pictures, pero existe una gran polémica suscitada por el grandísimo parecido que hay entre el famoso dibujo y su dobladora durante años: Mae Questel.

A los 17, Mae Questel en contra de su conservadora familia, había ganado un concurso de imitadoras de Helen Kane en el RKO Fordham Theater del Bronx. Mae hacía una interpretación perfecta del éxito Boop-oop-a-doop de Helen Kane, lo que la llevó a abandonar su empleo como maestra para integrarse al Vaudeville. En 1931, Max Fleischer la vio actuar y, prendado de su cálida voz, la contrató para el clásico animado Betty Boop.

Posteriormente pondría voz a la pequeña Lulu, a Olivia (de Popeye) durante más de 200 capítulos y en alguna otra ocasión aparecería actuando delante de las cámaras como en A Majority of One, Funny girl, Historias de New York,Socorro! Ya es Navidad o en ¡qué me importa el dinero!

El propio Natwick, quien como decíamos hizo el primer boceto de la conocida Betty Boop, reconoció después que el aspecto original era bastante feo.

En un principio, en clave de musical y para los estudios Talkcartoon, los dibujos argumentaban la historia de los perros Bimbo y Betty, siendo su lanzamiento en celuloide en 1930 con Dizzy Dishes (Platos Vertiginosos), donde cantaba junto a Bimbo.

La aparición de Betty Boop como ha quedado en nuestra memoria no ocurrió hasta 1932 con el estreno de Any Rags (Cualquier Trapo), cuando su animador la rediseñó, casualmente un año después de conocer a Mae, para ser reconociblemente humana en el dibujo animado Any Rags; sus orejas de perro caniche de lanas blandas se volvieron pendientes en forma de aro, y su piel de perro se volvió un corte del cabello del cogote.

La Betty Boop aparecería en diez dibujos animados como un personajes de apoyo, una chica flapper con más corazón que inteligencia. En sus dibujos animados propios se llamó “Nancy Lee” y “Nan McGrew”.

Con el tiempo y a causa de la censura, su ropa se fue alargando y su inicial independencia y aparente frivolidad fue transformada al tener que asumir papeles como de maestra de escuela. Una destacada actuación de Betty Boop como personaje animado y de cómic que se desarrolló hasta 1939, cuando en el paso del blanco y negro a la aplicación de la técnica del “technicolor” Paramount, que tenía los derechos, retirase a Betty Boop de la escena cinematográfica.

Este personaje animado se caracteriza por ser el primero en mostrar una sensualidad abierta, y tuvo muchos detractores así como fans a lo largo de décadas y ya siglos. Durante la Segunda Guerra Mundial los pilotos americanos la eligieron como símbolo y su figura fue pintada en muchos aviones. Igualmente dicen que fue insignia o emblema de alguna escuadrilla de aviones en la Guerra Civil Española.

Betty Boop a lo “Easy Rider”Con la llegada del color al cine Betty Boop se tomó un descanso. Sin embargo, fue retomada como símbolo de movimiento contracultural de los 60. En la película Easy Rider hay una escena donde aparece un antiguo póster de esta gran artista.

En 1988, Betty apareció por primera vez en años, en un cameo en la película ganadora de un premio de la Academia ¿Quién engañó a Roger Rabbit?. Se conoció rápidamente el rumor de que los animadores habían colado un frame de Betty desnuda, invisible para la audiencia, por supuesto. Si ese frame existió, o no,  nunca lo sabremos ya que se cambió por uno convencional una vez que la película salió a la venta en vídeo.