Bajo investigación alcances de incursión de militares en campus de la universidad

El Comisionado de los Derechos Humanos, concluyó que hubo  un uso de fuerza “desproporcionado” durante el ingreso de  militares en el campus de la Universidad Nacional en Tegucigalpa.

Sectores dedicados a darle lectura a la problemática nacional reclaman: “¡Basta Ya, los hondureños quieren vivir en paz y justicia!”.

En proceso de análisis están las evidencias recolectadas y los testimonios recogidos por la Fiscalía para llegar a la verdad sobre la incursión de los militares en la Ciudad Universitaria de la capital.

La Fuerza de Seguridad Interinstitucional (FUSINA), expuso que el ingreso de sus integrantes se justificó, porque uno de sus compañeros de filas era llevado secuestrado por encapuchados.

En esta misma línea de explicaciones, el mandatario, Juan Orlando Hernández, declaró: “El hecho está en investigación, pero hay un tema sobre el uso proporcional de la fuerza”, al tiempo que dijo haber visto cómo las bombas molotov lanzadas por los jóvenes estallaban en las cabezas de los policías.

La mayoría de los sectores vinculados con la academia, los derechos humanos y la empresa privada cuestionaron lo sucedido en el predio de la máxima casa de estudios en la capital.

¿Hubo violación a la autonomía universitaria de parte de los efectivos de la Policía Militar que penetraron en la Ciudad Universitaria?

A juicio de sociólogo, Pablo Carías, este evento no puede aislarse de una realidad: Los jóvenes están frustrados en sus propósitos, porque son formados para un mercado laboral donde no hay espacio para ellos.

Marlon Brevé, ex ministro de Educación lamentó y condenó las acciones suscitadas, en tanto que el ex fiscal general, Edmundo Orellana, ha sido más categórico al exclamar: “¡Cómo se atreven! La Universidad es el templo del saber.

Y el ex rector de la Alma Mater, Juan Almendárez, catalogó como “vergonzoso y salvaje” el episodio protagonizado por los militares en predio de la capital.

El empresario, Jorge Faraj, a través de sus redes sociales ha reprochado igualmente lo que él denominó como la violencia ejercida contra los universitarios, pues -según reflexionó- nada justifica que se coloque en riesgo la vida de los jóvenes.

Otros sectores dedicados a darle lectura a la problemática nacional han externado que las dificultades del país no se resuelven con enfrentamientos y reclamado: “¡Basta Ya, los hondureños quieren vivir en paz y justicia!”

El Comisionado de los Derechos Humanos, concluyó que hubo un uso de fuerza “desproporcionado” durante el ingreso de militares en el campus de la Universidad Nacional en Tegucigalpa.

Esa entidad ha demandado una investigación exhaustiva de los hechos ocurridos. El Ministerio Público ha realizado el levantamiento de evidencias y tomado el testimonio de todos los actores del lamentable suceso que ha intensificado la problemática de la máxima casa de estudios, proyectada en la anarquía que vive el país.