Audiencia de descargo se desarrolla en contra del comisionado de policía Lorgio Mejía

Este día se lleva a cabo la audiencia de descargos por la ausecia laboral en sus funciones del comisionado de policía Lorgio Oquelí Mejía Tinoco.

Lo anterior debido a que el mismo abandonó el servicio policial desde que anda prófugo de la justicia para evitar se vuelva efectiva una orden de captura en el marco de la acción que el Ministerio Público (MP), inicio contra él por por suponerlo responsable de los delitos de lavado de activos, cohecho y asociación ilícita.

La Dirección de Asuntos Disciplinarios Policiales (DIDADPOL), ha iniciado, a solicitud de la Comisión Especial para la Depuración y Transformación de la Policía Nacional de Honduras, procedimiento disciplinario en contra del comisionado Mejía Tinoco, por no presentarse en sus labores más de 3 días consecutivos, desde el lunes 8 de octubre hasta el jueves 11 del mismo mes, lo que se considera una falta muy grave.

Así lo ha revelado Omar Edgardo Rivera Pacheco, integrante de la Comisión Especial, quien ha manifestado que de acuerdo a lo establecido en la Ley Orgánica de la Secretaría de Estado en el Despacho de Seguridad y de la Policía Nacional de Honduras, y la Ley de la Carrera Policial esa falta muy grave, “la de no presentarse a sus labores por tres días consecutivos, sin que medie causa justificada, o ausentarse de sus asignaciones por cuatro días alternos dentro de un período de treinta días calendario, contados desde la primera ausencia, sin que medie justo motivo, implica su cancelación inminente”.

“En el caso del oficial Mejía Tinoco, concurren ambos cosas, por eso debe atender la audiencia a que ha sido convocado por la DIDADPOL; si no se hace presente, su salida de la función policial es casi segura” apuntó.

“Desconocemos el paradero del oficial y al abandonar sus funciones, al ausentarse tantos días, obliga suspenderle el salario e iniciar el procedimiento administrativo correspondiente que podría –según lo establece la Ley- derivar en la cancelación de su acuerdo por despido sin responsabilidad para el Estado; esto es algo que evacua la DIDADPOL, en estos momentos” indicó.

Rivera Pacheco, expresó que este caso “es un caso similar al acaecido con el exdirector de la Policía Nacional de Honduras, el comisionado general Ramón Sabillón Pineda, que se desertó y no dejo huella, desapareció y abandono sus funciones, y eso, según el régimen disciplinario y la Ley, es una falta grave, muy grave”.

A inicios del mes de octubre de 2018, el MP, a través de la Unidad Fiscal de Apoyo al Proceso de la Depuración Policial (UF-ADPOL) y la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), ejecutó una operación mediante la cual se realizó tres allanamientos y el aseguramiento de treinta y un bienes muebles, inmuebles y productos bancarios al comisionado de policía Lorgio Oquelí Mejía Tinoco, y su núcleo familiar.

Del mismo modo, se acusó a Mejía Tinoco, y otros miembros y ex miembros de la institución armada, de la supuesta comisión de los delitos de lavado de activos, cohecho y asociación ilícita, al solicitar, durante los años 2012 – 2015, sobornos a transportistas para que pudieran ejecutar contrabando de ganado sin ningún tipo de inconvenientes, en la región sur del país.

Sobre el oficial Mejía Tinoco, pesa una orden de captura emitida por un juez competente, misma que aún no ha sido hecha efectiva por la ATIC, que desde hace más de un mes, hace esfuerzos, junto a otras dependencias del Estado, para ubicar al oficial policial y hacer que se presente ante los tribunales de justicia.